top of page

Francisco pide cuidar y acompañar a los enfermos terminales y sus familias

El Video del Papa de febrero, mes en que la Iglesia celebra la Jornada Mundial del Enfermo, hace un llamamiento para que los enfermos terminales “reciban siempre los cuidados y el acompañamiento necesarios, tanto desde el punto de vista médico como humano”.

31 de enero de 2024

Santa Sede

IMG_0953_edited.jpg

El Papa Francisco pide oración y compromiso para los enfermos terminales y sus familias en la edición de febrero de El Video del Papa. El Santo Padre comparte su intención de oración en este mes que enmarca la Jornada Mundial del Enfermo, convocada desde 1992 por Juan Pablo II el 11 de febrero, memoria litúrgica de la Virgen de Lourdes.


Francisco constata que “hay dos palabras que, cuando algunos hablan de enfermedades terminales, las confunden: incurable e in-cuidable. Y no son lo mismo”. “Curar si es posible, cuidar siempre”, afirma Francisco haciendo referencia a Juan Pablo II en el videomensaje que dirige a cada creyente, a través de la Red Mundial de Oración del Papa.


Cuidar y curar

Una pareja, de espaldas, contempla el mar: el niño abraza a la niña, que se ha quedado sin cabello a causa de la quimioterapia. Una niña está en la cama de su abuelo, en el hospital, abrazándole. Un hombre está junto a la cama de su padre, con una Biblia en el regazo y un Rosario en las manos. Una enfermera acompaña al jardín a un paciente que ya no puede caminar. Un médico explica a una familia el difícil camino que tendrá que recorrer a partir de ahora con su ser querido.


Según cómo las miremos, las imágenes de El Video del Papa de febrero nos hablan de una serie de fracasos o de éxitos: fracasos, si el único resultado aceptable es la sanación; éxitos, si el objetivo es el cuidado. Sanar y curar parecen sinónimos, pero no lo son. Francisco lo explica claramente: incluso cuando hay pocas posibilidades de curación, "todos los enfermos tienen derecho al acompañamiento médico, al acompañamiento psicológico, al acompañamiento espiritual, al acompañamiento humano". Y continúa: “No siempre se consigue la curación. Pero siempre podemos cuidar al enfermo, acariciar al enfermo”.


Enfermos, familias y cuidados paliativos

En nuestra cultura del descarte no hay lugar para los enfermos terminales. Y no es casualidad que, en las últimas décadas, la tentación de la eutanasia haya ido ganando terreno en muchos países. En cambio, Francisco nos invita a mirar al enfermo con amor -a comprender, por ejemplo, que el contacto físico puede dar mucho incluso a quien ya no es capaz de hablar y parece no reconocer ya a sus propios familiares- y a acompañarle de la mejor manera posible, durante todo el tiempo que necesite.


No se trata de prolongar innecesariamente el sufrimiento: al contrario, el Papa insiste en la importancia de los cuidados paliativos y de la familia, que -como escribió la Congregación para la Doctrina de la Fe en la carta Samaritanus bonus de 2020- “está al lado del enfermo y da testimonio de su valor único e irrepetible”.


Sobre los cuidados paliativos, Francisco reitera que “garantizan al paciente no solo la atención médica, sino también un acompañamiento humano y cercano”. En tanto, al hablar sobre el rol de las familias, recuerda que “no pueden quedarse solas en esos momentos difíciles”, pues “su papel es decisivo y tienen que tener los medios adecuados para desarrollar el apoyo físico, espiritual y social”.


Por eso, el Papa concluye pidiendo las oraciones y el compromiso de todos para que “los enfermos terminales y sus familias reciban siempre los cuidados y el acompañamiento necesarios, tanto desde el punto de vista médico como humano”.


Como el Buen Samaritano

El Padre Frédéric Fornos S.J., Director Internacional de la Red Mundial de Oración del Papa, presente en 89 países, con más de 22 millones de católicos, pregunta: “¿Para qué sirve rezar por esta intención? ¿No sería suficiente que el Papa hiciera una declaración sobre este tema? ¿Realmente cambia algo rezar? Son preguntas que quizás nos planteemos.” El P. Fornos continua: “Cuando la enfermedad llama a la puerta de nuestra vida, siempre aflora en nosotros la necesidad de tener cerca a alguien que nos mire a los ojos, que nos tome de la mano, que manifieste su ternura y nos cuide, como el Buen Samaritano de la parábola evangélica. Esta cercanía y cariño con las personas en fase terminal podría parecer accesorio y secundario respecto al acompañamiento médico, al igual que puede parecerlo la oración; sin embargo, este apoyo es esencial. Es el amor que se expresa a través de estos gestos y nuestra oración. En esos momentos difíciles, las familias tienen un papel decisivo, dice Francisco. Oremos, pues, para que los enfermos terminales y sus familias reciban siempre los cuidados y el acompañamiento necesarios”.


Video:


MÁS NOTICIAS

Fiesta de la Tirana 2024: Comienzan los preparativos para la fiesta grande de la Carmelita

Obispos llaman a la esperanza en medio de las problemáticas y desafíos que vive el país

Arzobispo René Rebolledo es elegido Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile

Comunicado: Información sobre el estado de salud de Monseñor Isauro Covili Linfati, Obispo de Iquique

Taller de Formación Humana en la Parroquia Espíritu Santo: Gran asistencia y participación

Conferencia Episcopal de Chile realiza su 129ª asamblea plenaria

Fiesta de la Reliquia de San Lorenzo: servicios públicos y organizaciones civiles se preparan para la festividad

Monseñor Isauro Covili celebra misa en honor al Venerable Fray Andresito

El Papa hoy pregunta: ¿hemos hablado de nuestro encuentro con Jesús con alguien?

Pastoral Vocacional realiza su primer encuentro de jóvenes en Iquique

Con primer encuentro en Alto Hospicio, la Pastoral Juvenil inicia los preparativos a la JDJ

Encuentro de formación diocesana de Ministros extraordinarios de la comunión

Fuente: Vatican News

bottom of page