RETIRO ESPIRITUAL DEL CLERO DIOCESANO DE IQUIQUE

Jueves 24 de Marzo, 2022

 


Entre los días 14 al 18 de marzo, el clero de la diócesis de Iquique realizó sus ejercicios espirituales en el poblado de la Tirana. En este año fue monseñor Ignacio Ducasse Medina, arzobispo de Antofagasta, quien impartió los ejercicios a los sacerdotes diocesanos. La temática del retiro fue “La esperanza cristiana”.

Como demuestra la larga experiencia espiritual de la Iglesia –señaló el padre Guillermo Fajardo los Retiros y Ejercicios Espirituales son un instrumento idóneo y eficaz para una adecuada formación del clero. Ellos son una necesidad que ayuda a contrarrestar el activismo, que tiende a vaciar al hombre de todo lo que sea interioridad; el sacerdote necesita para llevar adelante su ministerio, poder encontrarse con Dios, y así discernir lo que Dios le va pidiendo para cada momento de la historia. De esta forma, los días de retiro espiritual son un tiempo valioso para sumergirse en la meditación y oración.

En razón de lo anterior, el clero fue invitado por monseñor Ignacio a vivirlo con profundidad, haciendo del retiro un tiempo de silencio para adentrarse en la virtud teologal de la Esperanza, tan esencial para los tiempos que se viven. Así al calor de la eucaristía, las oraciones de la Iglesia y bajo la maternidad de la Virgen del Carmen de la Tirana, cada sacerdote pudo ir tomando fuerza y descubriendo una luz interior, que le ayudara a responder desde la fidelidad ministerial al llamado de Cristo.

Monseñor Ignacio, indicó que la Esperanza es una virtud teologal, asemejándola con una hermana menor, que va tomada de la mano de dos hermanas mayores, como son la fe y la caridad. La Esperanza es frágil –indicó monseñor Ducasse- en el corazón humano, pues las dificultades y dolores de la vida la pueden nublar, es por ello que la esperanza debe contar con una buena base, para no quedar defraudada.

Será ante los tiempos difíciles que se viven, que se hace necesario que la esperanza no se apague, ello exige al creyente, abrirse a la voluntad de Dios, y no exigir majaderamente el propio querer. Mientras más se busca que Dios pueda hacer mi propia voluntad, más nos alejamos de la esperanza, porque nuestra esperanza es Dios, y no el cumplimiento de mis deseos o caprichos. 

Una vez terminado el retiro espiritual, los sacerdotes reflexionaron sobre la sinodalidad, preguntándose cómo se está viviendo al interior del presbiterio. Esta reflexión fue entregada por el padre Eduardo Parraguez, sacerdote encargado de animar y apoyar la reflexión sinodal a nivel diocesano.

Además de un ambiente de oración y silencio –señaló el padre Guillermo- se vivió un ambiente de unidad y fraternidad sacerdotal.



   Galerías: