ESTADIO


Lunes 03 de Febrero, 2020

Iquique ha vuelto a tener su Estadio, sin duda un motivo de orgullo para todos y de todos es la responsabilidad de cuidar algo que tanto ha costado y que se ha esperado con mucha ilusión. Hace unos días tuve la alegría de poder encontrarme con los jugadores  de Deportes Iquique y sus dirigentes, y ahí en medio de la cancha poder rezar y pedir la bendición  del Señor sobre el plantel y las nuevas dependencias. Como obispo procuré animar a cada uno de ellos, haciéndoles ver como su trabajo es motivo de alegría y esperanza para tantos en Iquique y más allá de nuestra ciudad, por lo mismo, lo importante de su entrega generosa en cada partido. También quise iluminar su trabajo deportivo con una enseñanza que me parece  la espiritualidad que debe tener todo deporte. Por lo general el deporte  se realiza en equipo, donde cada uno es importante, tiene tareas específicas y ha de trabajar en comunión con los demás, sólo así se pueden alcanzar logros. También todo deporte respeta normas y reglamentos que si se dejan de lado es causa de sanciones y todo esto es algo en  lo cual todos estamos de acuerdo. Pienso entonces que el deporte es una actividad que no se ha de quedar encerrada en el estadio sino que ha de iluminar mucho el quehacer de cada una de nuestras vidas. Hoy, en la coyuntura que nos toca vivir como país, como podríamos aprender de esa espiritualidad deportiva, que lleva al trabajo en equipo, cada uno aportando lo suyo, sus talentos, los deportistas saben escucharse, se ponen de acuerdo y solo así  alcanzan logros importantes, así también hemos de trabajar en la construcción de ese Chile que anhelamos. En el hoy de Chile también así como en el deporte se cumplen reglas, así también como sociedad hemos de cumplirlas, cada uno no puede hacer lo que se le dé la gana, hay derechos, acuerdos, cosas, y sobre todo las personas merecen respeto siempre y nadie las puede vulnerar, hoy parece que en muchos casos esto no corre en medio nuestro. Tenemos  un nuevo Estadio, amplio, hermoso, con comodidades, a él iremos todos en distintas ocasiones y sobre todo a las competencias deportivas, disfrutemos del Deporte pero no solo como un disfrute pasajero sino también como una escuela que nos enseña a vivir.