Pedro Pescador


Lunes 24 de Junio, 2019

El Evangelista recuerda que el llamado de los primeros discípulos fue a orillas del lago de Genesaret, allí donde la gente se aglutinaba para escuchar una voz capaz de orientarlos e iluminarlos; y también es el lugar donde los pescadores cierran sus fatigosas jornadas, en las que buscan el sustento para llevar una vida sin penurias, una vida digna y feliz. Es la única vez en todo el Evangelio de Lucas en la que Jesús predica junto al llamado mar de Galilea. En el mar abierto se confunden la esperada fecundidad del trabajo con la frustración por la inutilidad de los esfuerzos vanos.

Es ahí junto al mar de Galilea que el Señor llamó a Pedro a Santiago y a Juan, es ahí donde hizo aquel llamado especial a Simón  al que más  tarde colocaría el nombre de Pedro, a ser pescador de hombres.

En los próximos días nuestros pescadores y sus familias celebraran a su santo patrono. Con barcazas engalanadas en cada una de muestras Caletas sacarán la imagen del Santo, acompañado de la música y bailes religiosos, los pescadores creyentes pedirán la celestial protección para realizar la labor de salir cada día  a la pesca con la cual ganan su sustento y alegran nuestras mesas.

El himno de Iquique canta que la riqueza que un momento levantó a esta ciudad provenía precisamente del prodigo mar, esperamos que esto pueda seguir siendo una gran hermosa realidad para las próximas generaciones, las cuales también puedan gozar de las delicias que el mar produce.

Si el mar dio riquezas a una región, él puede y debe seguir siendo la fuente de trabajo para tantos pescadores que cada día se fatigan sacando los recursos marinos teniendo también también la conciencia de saber cuidarlos, de no agotar riqueza tan valiosa.. Los pescadores y artesanales son en medio nuestro un grupo no pequeño de personas esforzadas y emprendedoras que necesitan ser acompañados, valorados y cuidados como un gran tesoro de nuestra sociedad, las autoridades y todos hemos de saber valorar su aporte a nuestra ciudad y región que progresa sin olvidar sus raíces, al contrario preserva sus tradiciones que nos dan identidad.

Un saludo atento y cariñoso a los pescadores y sus familias, amantes del mar, que cada día al salir a bregar no olviden invocar al Señor, Aquel que calma la tempestad y regala pesca abundante, que esos milagros que cuenta el evangelio se puedan seguir dando en sus vidas y que luego del arduo trabajo se alegren junto a los suyos del fruto del esfuerzo realizado y así cada día hasta que se llegue a la otra orilla. Que el señor bendiga a todos los pescadores de nuestra Caletas., que San Pedro les proteja.