Iquique y la Música


Lunes 27 de Mayo, 2019

Hace unos días atrás pude participar en la Catedral de un concierto dado por el Coro y Orquesta de Cámara de la Unap, ¡qué regalo para los oídos y el espíritu!, gran trabajo del maestro Carlos Morales. Más adelante, con motivo de las festividades del 21 de Mayo, tuvimos una celebración en la misma Catedral donde un grupo de jóvenes acompañó con la música y el canto, todo de gran nivel, que ayudó a rezar y que en momentos emocionó a la comunidad reunida. Mientras celebraba la Misa y escuchaba el canto, pensé y así lo manifesté al final de la celebración que en Iquique tenemos un gran tesoro que debemos aquilatar y explotar, en la cantidad gente, jóvenes y adultos que se dedican a la música y al canto. Son cientos los jóvenes que de manera autodidacta se dedican a la música en las muchas bandas de bronce que acompañan a los Bailes Religiosos, muchos son los coros que en las distintas iglesias y capillas acompañan las celebraciones litúrgicas. Recordé los Coros en La Tirana,  los Bronces que tocan a una, a la llegada de San Lorenzo en Tarapacá; en los coros que distintas instituciones mantienen con orgullo, en los coros, orquestas y bandas de diferentes escuelas y colegios, sumando todas estas expresiones musicales encontramos que varios cientos de iquiqueños se gozan en ellas y hacen vibrar a varios miles más que se gozan de su trabajo y esfuerzo. A todo lo anterior hay que sumar el hecho de que conocemos y contamos con varios Maestros de Música que con gran profesionalismo y entrega saben acompañar y formar a nuevos talentos musicales con mucha dedicación.

Iquique que busca siempre como proyectarse y como dar un mejor bienestar para su gente, quizá en el saber acompañar estas expresiones musicales, en saber invertir en ellas es una buena forma de llegar realizar el sueño de muchos y de proyectarse también como ciudad.

Hay ciudades en el mundo que son conocidas por su dedicación a la Música, donde en distintos momentos del año se convoca mucha gente a gozar de esta expresión cultural que recrea el espíritu y cuya belleza y armonía hace renacer lo mejor del interior del ser humano.

¿Por qué no soñar entonces con un Conservatorio que pueda acoger lo talentos musicales que buscan ser acompañados, escuelas de música que puedan hacer que tantos músicos autodidactas se formen mejor y aprovechen sus capacidades. Por qué no soñar con una ciudad que pueda convocar a personas del país y del extranjero que vengan a descansar escuchando música y canto que eleva el espíritu? Creo que algo así no sería algo lejano para nosotros. Se necesita sí, el apoyo de las autoridades, una buena gestión y organizar a tantos grupos y talentos dispersos. Hacer un intento serio en esta línea creo que puede ser posible y habría muchos con deseos de ayudar en su implementación. Muchos iquiqueños serían más felices y nuestra ciudad haría un gran aporte a la cultura en el país.