Noche Buena


Lunes 24 de Diciembre, 2018

La Navidad no es solo para esta noche y de esta noche un ratito y tal vez mañana otro poquito. Es mucho más que eso, es todos los días, todos los meses y todos los segundos del año en que tenemos que vivir la autenticidad de nuestro creer en ti.

Ser auténticos con nuestra Fe no solo es: no robar, no matar, no hacer mal a nadie. Busquemos en nuestro interior y veamos esos pecados de omisión: el no hacer el bien, el no preocuparnos de los que están a nuestro lado, del hermano que nos tiende la mano y hacemos como que no lo vemos, como que no lo oímos... Veamos si en nuestra vida hay desprendimiento y generosidad o vivimos solo para atesorar y cuando nos parece que tenemos las manos llenas, las tenemos vacías ante los ojos de Dios.

No olvidemos que: "está muy bien no hacer el mal, pero está mal no hacer el bien que podamos". Que esta Noche sea Nochebuena de verdad en nuestro corazón. Vamos a limpiar y quitar el polvo del olvido para las buenas obras.

Tratemos de colgar para siempre la estrella de la humildad donde antes había soberbia, procuremos poner una guirnalda de caridad donde antes había desamor.

Queramos cambiar nuestra vida interior fría y apática, por una valiente y plena de autenticidad.

Nos esforzaremos en darte, Señor, lo que viniste a buscar en los hombres una noche como esta hace ya muchos años: limpieza de corazón y buena voluntad.

Y como es una noche muy especial, en nuestra primera oración, en nuestra primera conversación contigo al contemplarte en el pesebre, junto con adorarte y darte gracias te pedimos: por los enfermos, por los que nada tienen y nada esperan, por la paz en el mundo, por el entendimiento entre los chilenos, por los que tienen hambre, por los que tienen el vacío de no ser queridos, por los que ya no están a nuestro lado, por los niños y los jóvenes, por los matrimonios, por la iglesia, por los que vivimos en esta región, por los migrantes, para que nuestra fe no decaiga, para que la esperanza no nos defraude, para que el amor no se apague en nuestras vidas. A todos danos tu bendición y que podamos gozar una feliz Navidad.