Iquique


Lunes 26 de Noviembre, 2018

El Municipio de nuestra ciudad ha cumplido 139 años, es una larga historia donde podemos vislumbrar el trabajo abnegado de hombres y mujeres que ejerciendo cargos de representatividad o realizando tareas profesionales, han contribuido al bien de la ciudad y su gente. Iquique ha crecido y progresado, pero  sin duda sus necesidades y requerimientos también aumentan. Todos esperamos de nuestras  autoridades comunales, Alcalde y Concejales, una gestión ágil y valiente que haga posible una ciudad pujante, acogedora, progresista, orgullosa de su historia y tradiciones, preocupada por el bien de su gente. En esto días hemos participado de diferentes actos conmemorativos, discursos, inauguraciones, reconocimientos, fiestas; todo ello corresponde a una efeméride como la que celebramos. Con todo, el detenernos para celebrar, es también la ocasión para mirar hacia adelante y ver como seguimos construyendo la grandeza de Iquique, las autoridades sin duda harán lo suyo y en la Misa de aniversario hemos rezado para que un ambiente de colaboración puedan ir desde sus cargos soñando y trabajando por el Iquique que queremos. Pero más allá del trabajo y esfuerzo de las autoridades, más allá del servicio generoso y atento que han de brindar quienes trabajan en el Municipio, está también la participación de la ciudadanía. En Iquique todos hemos de contar, todos estamos llamados a ser protagonistas en la grandeza de nuestra ciudad y para esto se necesita la participación activa y valiente, ordenada y respetuosa en la defensa y promoción de nuestros polos de desarrollo como son el Puerto, la Zofri, el Turismo entre otros,  la participación en las distintas organizaciones sociales,  en el cuidado y protección de lo que con esfuerzo se ha ido construyendo e implementando para embellecer la ciudad y hacerla agradable para vivir, en la capacidad se sentirnos todos responsables en acoger a quienes llegan a vivir y trabajar en medio nuestro, a saber recibir a quienes nos visitan como turistas los cuales desean encontrar una ciudad hermosa, limpia, y acogedora; para esto son necesarios los pequeños compromisos de todos: cuidar la limpieza, dar una respuesta atenta y confiable a quienes nos preguntan, saber atender con amabilidad en nuestros comercios, conocer de la historia para compartirla, hablar con cariño de lo que somos y tenemos, Haciendo esto estaremos viviendo lo que cantamos alegres en  el himno de nuestra ciudad: “tu ambiente y la nobleza de su gente, cautivan el corazón”.

Dios bendiga a Iquique y su gente.