Sabiduría


Lunes 31 de Julio, 2017

Ayer domingo, entre los textos bíblicos de la Misa había uno del libro de los Reyes  en el antiguo testamento y que nos narraba un hermosa y ejemplifica- dora historia y enseñanza. El rey Salomón,  siendo joven es nombrado rey de Israel, tiene un sueño, en él Dios le ofrece que le pida lo quiera, Él lo concederá.

Si tú y yo nos viéramos enfrentados a esta posibilidad ¿Qué pediríamos?

 Salomón quien se destaca por su sabiduría, no pide ni bienes, ni vencer a los enemigos, ni poder para dominar; sino que ante la tarea que tiene de ser rey, de gobernar un pueblo donde hay tantas opiniones como gente, lo que el Rey pide a Dios es sabiduría para saber gobernar y guiar al pueblo encomendado. La petición del Rey agradó a Dios, porque en ella se ve un deseo no de ganancia personal sino de buscar el bien de la comunidad. Salomón será recordado como el rey sabio.

Este hermoso texto sin duda  puede iluminar nuestras vidas en el momento de tomar decisiones. Creo que todos en definitiva hemos de saber pedir y buscar lo que realmente importa y esto es la sabiduría para saber actuar, para saber decir o callar cuando convenga, para actuar con firmeza y decisión cuando sea necesario y no dejarnos llevar solo por las pasiones que nos ciegan o nuestros criterios que no son siempre pueden ser los más adecuados.

Sabiduría es lo que han de pedir y buscar quienes han sido puestos como autoridad. Sabiduría, es lo que han de pedir quienes han recibido la confianza de sus bases. Sabiduría han de pedir los  padres para guiar a sus hijos. Sabiduría han de pedir quienes toman decisiones en las cuales está en juego el bien común. Sabiduría que no es saberlo todo sino gustar el bien y jugársela para que este triunfe. Esto se logra no sólo con el estudio, con el conocimiento, sino también con el diálogo sincero. Con la humildad y con la oración que la pide confiadamente a Dios. Pidamos que la sabiduría sea buscada por quienes han de saber tomar decisiones por el bien de Chile, de nuestros jóvenes, de nuestras familias, de toda nuestra gente; que la sabiduría sea estimada por todos, si la tenemos presente, el actuar de cada uno estará imbuido de la rectitud y de la búsqueda sincera del bien.

“Señor, danos aquella sabiduría que procede de ti, para que esté con nosotros y así sepamos lo que es bueno, justo, lo que a  Ti  te agrada lo que es perfecto, lo que nos hace bien”.