Elecciones


Domingo 09 de Mayo, 2021

Los días 15 y 16 próximo, estamos todos los chilenos invitados a ejercer nuestro deber ciudadano en las urnas. Vamos a elegir a quienes nos representarán en los gobiernos municipales y regionales y a quienes vamos a encomendar la importantísima tarea de escribir la nueva Constitución para nuestro país. Lo que como ciudadanos estamos invitados a ejercer, hemos de hacerlo con prontitud, orden, respeto, alegría y responsabilidad. Es mucho lo que está en juego para toda nuestra comunidad.

La Iglesia, madre y maestra, tiene también una enseñanza en su doctrina social, en torno a lo  que vamos  a vivir, nos enseña: “Es perfectamente conforme con la naturaleza humana que se constituyan estructuras político-jurídicas que ofrezcan  a todos los ciudadanos, sin discriminación alguna y con perfección creciente, posibilidades efectivas de tomar parte libre y activamente en la fijación de los fundamentos jurídicos de la comunidad política, en los gobiernos de la cosa pública, en la determinación de los campos de acción y de los límites de las diferentes instituciones y en la elección de los gobernantes. Recuerden, por tanto, todos los ciudadanos el derecho y al mismo tiempo el deber que tienen de votar con libertad y de promover el bien común”.

El hecho de emitir nuestro voto, lleva consigo una responsabilidad y que es tener claridad sobre quien o quienes vamos a elegir para que nos representen, ya que esa persona ha de alguna manera encarnar los valores que para nosotros son esenciales, Por lo mismo hemos de tratar de conocerlos bien como personas a la vez que sus propuestas, las cuales han de procurar encarnar aquellos valores que para nosotros son esenciales.

  Quienes postulan a los distintos cargos han de saber que: “la Iglesia alaba y estima la labor de quienes, se consagran al bien de la cosa pública y aceptan las cargas de este oficio… Quienes son o pueden llegar a ser capaces de ejercer ese arte tan difícil y tan noble que es la política, prepárense para ella y procuren ejercitarla con olvido del propio interés y de toda ganancia venal… conságrense con sinceridad y rectitud, más aún, con caridad y fortaleza política, al servicio de todos.”. Hermosa forma de ver la política y el servicio público tantas veces no valorado.

Confiemos en la institucionalidad que nos hemos dado, ejerzamos nuestro derecho y creamos en la buena voluntad de quienes desean representarnos, contribuyamos todos a la grandeza de nuestra patria cuidando nuestra democracia y el respeto entre todos. Que el próximo fin de semana podamos como ciudadanos y ciudadanas, con los cuidados que hemos de tener en medio de la pandemia que nos aflige, cumplir nuestra misión en la vida de la comunidad política.

¡Dios nos bendiga!