Diálogo


Jueves 12 de Noviembre, 2020

“Acercarse, expresarse, escucharse, mirarse, conocerse, tratar de comprenderse, buscar puntos de contacto, todo esto resume el verbo dialogar”, así comienza el capítulo VI de la Fratelli tutti, del Papa Francisco dedicado al tema del diálogo y la amistad social. El verbo siempre indica una acción y en el verbo dialogar el Papa nos invita a reconocer que esa palabra lleva consigo muchas acciones que han de ser tenidas en cuenta si al dialogar deseamos alcanzar frutos duraderos. Cuando hay momentos difíciles, de tensión en una sociedad, en una comunidad, en una familia, siempre se invita a dialogar, como una opción válida y necesaria, en la cual se coloca la esperanza de un entendimiento que lleve al encuentro, a la paz. En medio de una tensión social como la que hemos estado viviendo en Chile, el diálogo se ve como algo urgente que nos puede sacar tanto de la indiferencia egoísta como de la protesta violenta. Apostar por el diálogo lleva a trabajar con tesón y perseverancia, dándose tiempo para hablar con confianza y sinceridad al igual que para escuchar con una atención serena, que permita no cerrarme a la parte de verdad que el otro pueda tener. Un diálogo que busque la paz social, será siempre un trabajo artesanal, algo en el cual, se une la experiencia y también la apertura a las cosas nuevas. Nuestra sociedad chilena y mundial, sin duda que necesita de este trabajo que va a significar procesos de encuentro, procesos que construyan un pueblo que saber recoger las diferencias. Hace unas semanas en Chile hemos decidido darnos una nueva Constitución y que será escrita por personas que elegiremos para tan noble e importante misión. Cómo quisiéramos ver sentados a esta tarea a personas diferentes, que de verdad representen la rica pluralidad que hay en medio nuestro y que tengan la capacidad de dialogar sabiéndose escuchar, aportando, logrando acuerdos, sabiendo ver lo positivo que el otro tenga, cediendo en la búsqueda del bien común. Como no desear que quienes tengan la misión de escribir tan importante Carta tengan claro que las diferencias son creativas, pueden crear tensión, pero en la resolución de estas, estará el progreso del trabajo que se irá realizando y en definitiva la realización de unas justas esperanzas para Chile y su gente. El diálogo es el camino, al ser sincero ayudará a construir puentes y no levantar muros. Que el tiempo que viviremos como país, nos lleve a profundizar el diálogo entre todos, en la familia, en las distintas comunidades, en la iglesia. Que el diálogo lo podamos vivir sentándonos a la mesa del hogar y de los barrios, cuando podamos, para vernos las caras, ese es el diálogo fecundo y no el que muchas veces tenemos por las redes, donde al no darnos las caras y esconder nuestros nombres, nos ofendemos más que encontrarnos. El diálogo fecundo nos llevará por caminos de entendimiento y de paz, esto es lo que hemos de practicar y enseñar, como dice el Papa: “Armemos a nuestros hijos con el arma del diálogo, enseñémosles la buena batalla del encuentro”, gran tarea que hemos de realizar y enseñar. Dios nos ayude en esta misión.