Noticias

En Misa del Día
Monseñor Marco Antonio Ordenes “Estamos invitados a entregar la vida como lo hizo Lorenzo”
10 de Agosto, 2009
“Nos encontramos con fe en este lugar, dando esta mañana testimonio de nuestro amor a Dios y de la veneración a Lorenzo” dijo el obispo de Iquique, durante su mensaje en la Misa del Día que se realizó hoy a las 10.30 horas, en el marco de la celebración dedicada a San Lorenzo en Iquique.

"Nos encontramos con fe en este lugar, dando esta mañana testimonio de nuestro amor a Dios y de la veneración a Lorenzo" dijo el obispo de Iquique, durante su mensaje en la Misa del Día que se realizó hoy a las 10.30 horas, en el marco de la celebración dedicada a San Lorenzo en Iquique.
En la oportunidad, donde además participó la Gobernadora provincial Miriam Escobar, el Monseñor Marco Antonio Ordenes también destacó la lectura y el Evangelio que "las palabras que anuncia Jesús y las anunciadas por su apóstol Pablo, están llenas de su corazón, expresan lo que son. El Señor declara: si el grano de trino no muere, no puede dar fruto, y cuando lo vemos derramando su Sangre camino al calvario, cuando lo vemos crucificado, entonces decimos: es cierto las palabras que dijo este hombre, que es más que un profeta. Su sangre derramada en esa cruz me dice que es verdad".
Continuó su homilía: "cuando escucho las palabras de Pablo, también entregando su vida por Jesucristo, en persecuciones, en dificultades, encerrado en una cárcel, golpeado y tantas cosas que le pasaron, y finalmente muere en Roma por Jesucristo, entonces las palabras que él dice: el que ama con generosidad, el que sirve con generosidad, Dios lo ama. Entonces decimos: lo que dice este hombre también es verdad".
Entonces, aseguró el Pastor de Iquique, "cuando contemplamos a Lorenzo, contemplamos que las palabras de Jesús se hicieron verdad en él: amó a Dios con toda su alma, con todo su ser para constituirse en un ministro para su pueblo y entonces lo amo siendo capaz de morir como el grano de trigo. Por eso las Palabras de Cristo se cumplen también en sus discípulos. Se han cumplido con heroísmo y martirio en la vida de Lorenzo, y surge en ustedes como en mí, el deseo de que estas palabras también se cumplan en nosotros".
No obstante, prosigue su homilía "¿cómo podríamos nosotros acá en Iquique, en la realidad de nuestros barrios, lugar estudios o trabajo, cumplir estas palabras?. San Pablo nos da una hermosa clave: se pueden cumplir cada vez que amamos con generosidad al otro".
"Cada vez que yo busco el bien de los demás y no solo mi propio bien, cada vez que hago las cosas con rectitud de conciencia, buscando servir de verdad, porque el que quiere servir con verdad al otro, tendrá que estar dispuesto todos los días, a morirse un poco a si mismo", aseguró y enfatizó que "en esto consiste la radicalidad del amor en que no me quedo pendientes de mi mismo, sino que empiezo a buscar lo que es bueno, justo para el prójimo", afirmó.
Entonces, señaló, que dichas palabras "son una invitación para todos los discípulos, para ustedes y para mi. Estamos invitados a entregar la vida como lo hizo Lorenzo, él lo hizo en la parrilla del martirio, como un momento de plenitud, pero también lo hizo diariamente en el servicio corriente a los pobres en Roma, entregando su propia vida diciéndole sí a Jesús para ser diácono de la Iglesia, lo hizo siendo tremendamente fiel con su obispo en Roma, trabajando codo a codo con él, por eso que cuando se enteró que el Papa Sixto estaba tomado prisionero y que iba a morir, inmediatamente él dijo: yo quiero seguir los pasos de mi Padre, y se dispuso esa unidad de fidelidad con el sucesor de Pedro, porque lo une en el amor a Cristo".
"Esta invitación es para ustedes y para mí. Amar y Servir, significa todos los días morirse un poco más a uno mismo, porque ¿dónde amo y donde sirvo?" preguntó el Obispo de Iquique y respondió, en el enfermo, en el necesitado, en una familia que tiene dificultades porque seguramente "tendremos que sacrificar el tiempo de descaso, que seguramente está bien merecido, pero lo donamos a quienes lo necesitan. El compartir, sguramente será morirte un poco a ti mismo, porque lo que has ganado con sacrificio, se te esta pidiendo que lo dones con generosidad. Compartir lo que se tiene es siempre morirse un poco uno mismo".

 

 



Galerias:


Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl