Noticias

Hermanas Lauritas trabajarán con el Mundo Andino desde Alto Hospicio
Nueva Comunidad de Religiosas se Funda en la Diócesis de Iquique
22 de Julio, 2009
Tres Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena, también conocidas como Hermanas Lauritas, llegaron a la Diócesis de Iquique el pasado 8 de julio para realizar su trabajo pastoral con el mundo andino de nuestra Región.

"Nuestra congregación tiene como carisma, la evangelización de los pueblos originarios y por tanto traba siempre por ello. Monseñor Marco Antonio Ordenes supo de esto y, viendo la necesidad que hay en el mundo andino de la precordillera y la cordillera, solicitó que pudiéramos venirnos a trabajar al norte de Chile", aseguraron las religiosas.
Cabe destacar que desde el 2006, las hermanas Lauritas han realizado misiones en Mamiña, en la quebrada de Camiña y en algunas comunidades, con el objetivo de evaluar su arraigamiento en la Diócesis, lo que hoy se concreta con la presencia de las religiosas Inés Ochoa Núñez, quien es la Superiora de esta comunidad en Alto Hospicio, Giolanda Moreno Armas y Olga Sisa León.
Las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena, está presente en 19 países, incluido el nuestro, al que han venido para prestar sus servicios, desde la Pastoral Andina conjuntamente con Genoveva.
Las hermanas Lauritas, conocidas también con este nombre debido a la madre Laura Montoya Upegui, quien miró a los pueblos originarios de la Selva como los más necesitados y fundó esta congregación que hoy generosamente llega hasta la Diócesis de Iquique para colaborar en el trabajo pastoral que realiza la Iglesia de Iquique.

Inauguración de la Casa
El pasado 10 de julio, las religiosas, acompañadas de su Provincial del Ecuador, Estela Flores y su Regional Margarita Cabrera, además de la encargada del Equipo de la Pastoral Andina de nuestra Diócesis, Genoveva Carrillo, celebraron la eucaristía en que Monseñor Ordenes, bendijo la Casa que las acogerá en su permanencia en nuestra Región y fue inaugurado el oratorio de las hermanas.
En la oportunidad, junto al Señor Sacramentado y a la imagen de la Virgen del Carmen que el Obispo les obsequió, hubo una pequeña procesión por las dependencias del nuevo hogar de las misioneras y posteriormente un momento de alabanza.
Pese al encontrar un poco frío el clima, aseguraron estar muy contentas "la casa es muy acogedora. También la gente, las vecinas, vamos haciendo amigas, estamos orando y visitando algunos enfermos. Estamos tratando de conocer todo lo que es Alto Hospicio porque aquí hay muchos migrantes del interior".

 

 

 

 

Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl