Noticias

La Estrella del Camino vuelve a la pampa dejando feliz el corazón de sus peregrino.
Con procesión la Virgen del Carmen se despidió de su pueblo en la Diócesis de Iquique
20 de Julio, 2009
Tras diversas celebraciones en honor a la Virgen del Carmen, el pueblo mariano despidió a la Madre de Chile con una procesión desde la Catedral de Iquique, donde cargadores y centinelas pasearon a Cristo Nazareno y a la Carmelita por calles en torno a la parroquia.

Luego que numerosos bailes religiosas entregaran sus cantos la Chinita, una multitudinaria asamblea se congregó en una eucaristía presidida por el Vicario General de la Diócesis, padre Guillermo Fajardo, quien animó a los fieles a dejar la tristeza y caminar unidos en la Fe.
"Hermanos, debemos comenzar a decir adiós con el corazón, hemos vivido durante estos días, hemos celebrado a nuestra madre, hemos hecho un acto verdaderamente significativo en nuestra ciudad, hemos clarificado en quienes nos han visto que nosotros vamos tras de María por fe. Hemos repletado nuestras calles con hombres mujeres, enfermos, ancianos, niños y jóvenes con Fe, para decirle a la Virgen, ¡aquí están tus hijos, aquí esta tu pueblo!".
Así mismo, el sacerdote reflexionó que muchas veces se nos olvida que Dios puede cambiar los planes de los hombres y solo nos queda aceptarlo y obedecer, "si tienes una Fe de verdad, si quieres darte cuenta que tu Fe es madura, vas a tener que aprender que Dios cambia los proyectos de los hombres. Hay que seguir amando, seguir sirviendo. Aquel que esta tomado de la mano de Cristo, esta tomado de la mano de María, ellos están juntos. Quien mira a María mira a Jesús, y quien ama a Jesús ama a María. Ustedes tenían ordenada la fiesta, estaba todo listo pero Dios tenía otros planes, otros proyectos para nuestra Fe".
Destacando la obediencia de los peregrinos de la diócesis, el padre Guillermo Fajardo invitó "tu joven cuéntale a tus hijos, tu mayor cuéntale a tus nietos, que el año 2009 nuestra ciudad, nuestro pueblo supimos obedecer lo que Dios nos pedía, alégrate fuimos obedientes, estaba el camión contratado, la banda ya venia, y Dios quiso otra cosa, y los creyentes obedecimos, y todos sabemos cuanto cuesta porque nos invita a cambiar, otro rumbo no el que yo quiero, ni el que tu quieres, sino el que Dios nos quiere mostrar, eso es aproximarse a María".
Finalizando la celebración, la asamblea vivió un momento de oración, durante le cual la imagen de la Virgen del Carmen se posó en el centro del templo en un sobrecogedor momento en que el presbítero expresó, "Nos hemos dado cuenta de cuanto amamos a María, porque aun lejos de La Tirana, en nuestra ciudad le hemos cantado a María, la hemos llorado y nos hemos abrazado".



Galerias:


Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl