Noticias

En Encuentro de Santos Patronos en La Tirana
Obispo de Iquique: Chile no puede desarrollarse si no integra a los pueblos originarios
12 de Septiembre, 2010
Con profundo silencio, la Madre junto a los santos patronos y las comunidades del interior de la Diócesis del Iquique, adoraron al Señor Sacramentado en el frontis del Santuario de La Tirana, y pidieron por los pueblos y la Patria.
Encabezados por la imagen de la Virgen del Carmen de la tierra del Tamarugo, 12 patronos protectores de distintos pueblos que asistieron a la Casa Grande de la Madre, dieron vida a este encuentro en que el Mundo Andino, unido en torno a Jesús Sacramentado, oraron por la fraternidad, la identidad del norte y la Patria en la celebración del Bicentenario.

Uno a uno los Santos Patronos, como peregrinos, llegaron por la mañana hasta la Cruz del Calvario, desde donde caminaron, acompañados con la música de la banda, hasta los pies de la Chinita, para brindarle sus saludos e ir, con ella, al encuentro de su Hijo.

A las 17.30 horas, todos congregados a la entrada del pueblo y en comunión por la memoria sagrada de la fe y la historia del hermano andino, se realizó el rito de la Pagua a los pies de Cristo para agradecerle la creación del Tati Inti y la Pachamama, e inmediatamente después de la reverencia de las imágenes se inició la procesión hasta el templo de María del Carmen para dar inicio oficial a la Fiesta del Encuentro de los Santos Patronos en la Casa Grande de la Madre de todos.

De este modo, y desde la realidad y costumbres del Pueblo Andino, comenzó esta fiesta en que las imágenes de los protectores e intercesores de los pueblos son el signo del caminar juntos, con unidad, hacia la Casa del Padre en el cielo. En tanto el tocar de campanas del Santuario, anunció el peregrinar de las visitas hasta el templo para saludar a la mamá, en cuyo hogar hay espacio para todos, dijo monseñor Marco Ordenes.

También señaló que la identidad es algo fundamental hoy día, porque "si no sabes quién eres, tampoco sabes hacia dónde debes ir. Por eso que esta expresión de fe, de unidad y fraternidad, que festejamos lo hacemos des nuestra propia realidad, costumbres y ritos. Chile, no puede desarrollarse si no integra a los pueblos originarios, porque somos parte fundamental de este país que celebra su bicentenario".

Hoy, reunidos como familia de Dios, "para alabar al único Salvador del Mundo, a aquél que todos los santos llevaron en su corazón, y para quienes no había nadie más importante que el Señor, entonces nosotros nos disponemos también a abril el corazón recibir a Cristo y proclamar Él es nuestro Redentor", agregó el Pastor y bendijo a la asamblea para que "esta fiesta sea en Buena Hora, ¡Jallalla!".

Los santos patronos, ubicados dentro del templo, esperaron la hora de la eucaristía de las vísperas mientras los bailes que les acompañaron a cada uno de ellos, junto a las comunidades de los pueblos, danzaron, cantaron y llenaron de color y alegría el entorno del templo para rendir honor al Señor, a través de la Virgen, quien convocó a los protectores del pueblo andino.

Celebración de las Vísperas
En este ambiente de festejo, lleno de gozo, de reflexión y contemplación todos los peregrinos se congregaron en la Casa de la Madre de Chile para sentarse a la Mesa del Señor, y agradecerle por la vida, por lo recibido y la salvación.

Así, con el corazón recogido y abierto a Cristo, la asamblea junto a sus santos patronos, y guiados siempre por María Santísima vivió, su confesión de fe, acompañando en procesión el Cuerpo del Señor presente en el Sacramento del Altar, "porque queremos confesar la primacía de Cristo, el poderío del Señor, ante quien se inclina toda rodilla, en el cielo como en la tierra, para que nuestros labios, corazón y vida, proclamen que Él es el Señor", motivó el momento previo el padre Franklin Luza, rector del Santuario.

De este modo, en profunda oración, las comunidades trasladaron a sus santos patronos hasta el frontis del templo, donde fueron ubicados en dos columnas, que dejaron el centro para esperar el paso del Señor, sobre una alfombra de aguallos de 45 metros de largo que se llenó de pétalos de flores con el caminar del Santísimo Sacramento. Inmediatamente ubicadas las veneradas imágenes, encabezadas por la de María del Carmen peregrina, quien cada mes de julio recorre las calles del pueblo en brazos de sus devotos.

La solemnidad y contemplación del momento, cubrió la explanada del templo, con absoluto silencio en medio de la adoración y reverencia que cada uno de los santos patronos, y sus comunidades, brindaron al Señor Sacramentado. Las veneradas imágenes quedaron en el suelo y las comunidades doblaron sus rodillas para recibir la bendición de Cristo, y en reconocimiento de que es Él, el único Salvador y Redentor del mundo.

Las 12 imágenes presentes en el Encuentro de los Santos Patronos, también fueron levantadas, al regreso del Señor, como signo del gozo y la alegría que deja el paso de Dios en la vida de todos los fieles. De este modo, la Santísima Virgen María en la advocación del Carmen de La Tirana y La Virgen Asunta de Huatacondo encabezaron el momento. También adoraron al Señor, el Señor del Espíritu Santo de Laonzana, San Pedro de Coscaya, San Juan de Huaviña, San Santiago de Macaya, San Marcos de Mamiña, San Felipe de Iquiuca, Santa Lucía de Parca, Santa María Magdalena de Chiapa, San Isidro de Quipisca, San Livorio de Poroma y San Lorenzo de Tarapacá.

Al concluir esta procesión eucarística, las imágenes volvieron al interior del Santuario en espera de la celebración que hoy, domingo 12 de septiembre, los santos patronos junto a María y sus comunidades, brindarán a Dios por cada uno de los pueblos y Patria.



Galerias:




Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl