Noticias

Iquique clausuró la Semana de la Biblia
05 de Septiembre, 2010
Después de cinco días de intensos Talleres Bíblicos, los fieles de los distintos sectores de Diócesis de Iquique se reunieron a la Mesa del Señor para agradecer lo aprendido en los Talleres Bíblicos y celebrar, junto a Él, su Palabra.
En la Catedral Inmaculada Concepción se congregaron los cristianos católicos para clausura con una alegre y concurrida eucaristía, la Semana de la Biblia, en que recibieron nuevos conocimiento acerca de los profetas, y con ello del Reino de Dios.

Durante la eucaristía, las 17 sedes en que fueron impartidos dichos talleres, pusieron como ofrenda en el Altar, estandarte anunciando el nombre de la comunidad parroquial o capilla en la cual recibieron las enseñanzas.

En la oportunidad, el padre Oscar Jiménez, sacerdote Jesuita asesor del Área de Espiritualidad de la Diócesis, agradeció al monseñor Marco Ordenes por haber convocado para realizar esta actividad, "que la haya estimulado, creo que es una acción de gracia y que tendríamos que aplaudir. También la voluntad de todos ustedes que respondieron a este llamado y esta invitación de Dios".

Por su parte el Obispo de Iquique dijo que "Jesús es la Palabra que cambia la vida y la historia, y que ha sembrado para siempre en esta tierra corrompida por el pecado, la vida eterna, la cual está germinando, incluso en medio de la injusticia y de tantas cosas que no andan bien. Por eso nosotros podemos seguir esperando, confiados que el mundo cambiará, que un día para siempre se establecerá la justicia y que se abrazará con la paz".

También destacó que un profeta el un hombre o una mujer que reza y sabe conversar con Dios, mira la realidad con los ojos del Señor y se involucra en ella, "un profeta es una persona que habla con esperanza, porque es muy peligroso hablar y plantear siempre lo negativo. El profeta denuncia lo que esta mal, pero invitando siempre a la conversión".

Otras caracteriza, dijo el Obispo "es alguien que sabe que solo Dios cambiará las cosas, se sabe invitado, y que no será posible la transformación del mundo y de la iglesia sino es con Él. Necesitamos tener conciencia de que sin Jesucristo las cosas no cambian. El hoy de la sinagoga de Nazaret, es un hoy con Cristo, sin Él no hay un hoy".

Por lo tanto, concluyó el Pastor de Iquique, "el profeta es, un hombre, es una mujer, que está dispuesto, aunque le cuesta, a hacer la voluntad de Dios".

 



Galerias:


Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl