Noticias

Con guardia de honor militar por haber sido miembro de los Boinas Negras
Emotivo Sepelio del Diácono Permanente Rigoberto Valeria
17 de Julio, 2009
El funeral y sepelio de los restos mortales del diácono permanente Rigoberto Valeria Silva constituyó una emotiva y solemne manifestación de duelo, a la que asistieron representantes de la Iglesia Católica y del Ejército.

Al retirarse, sirvió a los demás a través de la Iglesia, siendo la generosidad, la afabilidad, la eficacia, su amor y disponibilidad sus virtudes humanas básicas, junto al gran cariño por su familia. "Rigoberto -dijo el Obispo- buscó a Dios y lo encontró en el camino del amor a su familia y a las personas".
Subrayó la gran labor pastoral que realizó en vida ministerial en la Diócesis, especialmente en Santuario Nuestra Señora del Carmen de La Tirana, Capilla Santo Padre Pío de Alto Hospicio, San Pedro de Iquique. También prestó servicio en el Equipo de la Pastoral Andina y fue el encargado de la Escuela de Formación Diaconal.
Tras el funeral, el féretro fue trasladado al cementerio Parque del Sendero, donde fue sepultado, luego de diversas intervenciones de representantes de su familia, la Iglesia, compañeros de Comando y del Ejército.
Durante el sepelio, rindió los honores de Ordenanza del Ejército de Chile y el corneta de la Guardia de Honores interpretó el toque de silencio, que fue seguido con profunda emotividad. El pelotón disparó las salvas reglamentarias en el protocolo funerario militar.
En el cortejo fúnebre desfilaron dos caballos, uno con jinete y el otro sin él, como signo de la participación del diácono en el grupo de Cuasimodistas, que cada año lleva la comunión a quienes se encuentran enfermos, y que utilizan distintos medios de transporte, entre ellos el caballo.

 

 



Galerias:


Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl