Noticias

Ocho consejos para mejorar el servicio de lectores durante la Misa: un curso que puede ayudar
02 de Marzo, 2020

La liturgia de la Palabra es una parte esencial de la Misa. Antes de pasar a la Eucaristía se proclama la Palabra de Dios, que en los domingos y solemnidades consta de dos lecturas, un  salmo responsorial  y el Evangelio.

Generalmente, los laicos son los que proclaman estas lecturas, por lo que el papel de lector es de gran importancia en la misa para que todos los feligreses puedan escuchar qué quieres decirles Dios a cada uno de los presentes a través de la Escritura.

Por ello, es importante leer y proclamar bien las lecturas. Sobre esto sabe mucho Ángel Manuel Pérez Vázquez, locutor profesional, católico comprometido y profesor de lectura en Misa.

Vázquez conoce la importancia de la locución para llegar al receptor y como católico la importancia de que la Palabra de Dios sea comprendida por los fieles. Por ello, ofrece cursos a las parroquias para formar a los lectores de misa (Este es su contacto: info@onelocuciones.com ; 683 19 62 77).  Además ofrece estos 8 consejos para mejorar nuestro servicio de lectores:

1.- Antes de empezar la lectura, coloquemos el micrófono a una cuarta (más o menos) de la boca.

2.- Leamos la lectura previamente. Mejor dos veces, una primera para saber que dice el texto; y una segunda para fijarse en las palabras o nombres que nos puedan resultar difíciles. Y mucho mejor leerla en voz alta.

3.- Es decisivo comenzar nuestra lectura de forma pausada, nunca con precipitación. Así los fieles podrán seguir y enterarse de lo que se lee.

4.- Para que se nos oiga y entienda bien, son importantes dos cosas: llenarnos de aire y la segunda es abrir bien la boca para que podamos proyectar nuestra voz adecuadamente.

5.- Durante la lectura debemos mantener la ilusión de que prestamos nuestra voz a la Palabra de Dios y servimos a nuestra comunidad.

6.- Si nos equivocamos nos detenemos un instante y la volvemos a decir con calma. No hace falta pedir perdón.

7.- Los silencios en nuestra lectura son esenciales. Las pausas hacen que brillen especialmente las palabras. Aprovecharemos para respirar, y casi seguro que nos haremos escuchar.

8.- Cuando termines la lectura, espera unos segundos y di mirando a los asistentes y con cierta solemnidad: PALABRA DE DIOS. Esperas respuesta y te vas.

 

Fuente: religionenlibertad.com

Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl