Noticias

Diócesis de Iquique celebra Miércoles de Cenizas “Es tiempo de Conversión”
07 de Marzo, 2019
La celebración se vivió en distintas comunidades de la diócesis, donde con ella, se da inicio al periodo de Cuaresma. 40 días de oración, penitencia, y ayuno.

A eso de las 20:00 horas la mayoría de las comunidades daban inicio al primer día de Cuaresma, donde los fieles se preparan para vivir verdaderamente los misterios de la pasión, muerte y resurrección del Señor en la Semana Santa. En él, celebramos la victoria de Cristo sobre el pecado, la muerte y el mal, y por lo mismo, la Pascua es la fiesta de alegría porque Dios nos hizo pasar de las tinieblas a la luz, del ayuno a la comida, de la tristeza al gozo profundo, de la muerte a la vida.

En la Catedral de la ciudad, el obispo de Iquique, Guillermo Vera Soto, en compañía del Diacono Sergio Fernández, presidió la eucaristía con un templo virtualmente lleno, agradeciendo la presencia de cada uno de los presentes. “Dios nos ha llamado hoy, que este día, sea el inicio de un nuevo cristiano, vayamos nuevamente al encuentro con nuestro Señor”.

En su mensaje, Mons. Guillermo comenzó citando la primera lectura del profeta Joel, aclarando que: “En esos tiempos, tocar la trompeta en la ciudad era un llamado de atención, y eso es lo que quiere hacer la Cuaresma. En el hoy de nuestras vidas es como un toque de trompetas para nosotros hombres y mujeres de este tiempo”.

Siguiendo la misma línea, Monseñor Vera continuo con su mensaje, donde nos hizo ver lo transitorio que es la vida, recordándonos lo frágiles que somos y en que no debemos dar tanta importancia a las cosas materiales de este mundo, sino reflexionar en lo fundamental, que es la preparación para la vida eterna.

“Todo aquello que no está construido sobre el amor, y que no está construido sobre esa roca firme que es Cristo, todo eso va a pasar. Pero todo aquello que se construye sobre el Señor, y todo aquello que procuramos hacer como el Señor lo hizo, eso seguirá iluminando y seguirá ardiendo. Eso es aquello que debemos buscar, por lo tanto, lo que hoy estamos celebrando no sea sólo una misa, donde nos quedemos con la ceniza como casi un amuleto, al contrario, que la ceniza nos haga temblar. ¿Que estoy haciendo de mi vida?, ¿Si yo me muriera hoy que brillaría de mí? ¿o mi vida se iría como las cenizas que se lleva el viento? Nosotros estamos invitados a permanecer, y permaneceremos en la medida que estemos cimentados en Jesucristo y tratando de hacer las cosas que Él hizo”.  Agregó Monseñor Vera previo a culminar su homilía.

Posterior a ello, el momento la bendición e imposición de la ceniza se vivió con gran solemnidad, escuchando las palabras: “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás” y “Conviértete y cree en el Evangelio”. (Las cenizas que se utilizaron, se obtuvieron quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos del año anterior, lo cual nos recuerda que lo que fue signo de triunfo pronto se reduce a nada).

La celebración culminó a eso de las 22:00 horas, comenzando así el primer día de Cuaresma que terminará el Jueves Santo 18 de abril.

Escucha aquí la homilía completa

Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl