Noticias

Alto Hospicio
Colonias de Verano 2019: “Jugar y dar gracias”
10 de Enero, 2019
Cerca de 100 niños fueron los que participaron de estas Colonias de Verano realizadas en la localidad de Alto Hospicio, en el Comedor Fe y Esperanza. Juegos, talleres, campeonatos deportivos, y mucho más, fue sólo una pincelada de lo que se vivió durante 3 días.

 Sin duda el verano, es la estación del año que más disfrutan los niños. Piscinas, playa y sobre todo jugar, son los panoramas predilectos por todos aquellos que salieron de su año escolar. Y eso fue lo que quisieron llevar los más de 35 voluntarios de colonias a todos los niños de escasos recursos de la localidad de Alto Hospicio.  

 Las Colonias de Verano en el comedor Fe y esperanza, consisten en invitar a mucho niños y niñas que no tienen las posibilidades de tener experiencia de alegría de verano, y así, puedan participar, jugar y sobre todo agradecer por aquello que se puede lograr con esfuerzo y dedicación. “Nosotros cada año, hemos ido descubriendo nuevos horizontes, donde hemos descubierto que el verano es un derecho de los niños, así como lo es la educación, la Salud, y una familia que los ame”. Comentó la Hermana Dora Gutiérrez, religiosa de la Consolación, y unas de los artífices de esta iniciativa.

Esta actividad apunta a recibir a niños de escasos recursos de situación muy vulnerables, donde la mayoría proviene de campamentos y tomas de la comuna. A ellas, se han unido también otras tomas del sector, como la Renacer con Esperanza del sector del Boro, y otras provenientes de los sectores de La Auto Construcción, La Pampa, Buen Vivir, Sin Fronteras Y Santa María. “Con el esfuerzo de muchos, pudimos contratar una micro, que recogía a los niños que se encontraban más lejos del comedor y así no excluir a nadie estas actividades de verano”. Concluyó la Religiosa Dora Gutiérrez.

Con el lema de este año 2019, “Jugar y Dar Gracias”, se realizaron 3 días llenos de actividades, juegos y talleres, donde los niños pudieron desempeñarse y aprender de manera fácil y lúdica.

Los voluntarios de esta gran actividad fueron quienes le dieron vida a esta hermosa iniciativa, muchos de ellos venían incluso desde las mimas tomas y campamentos, dispuestos ayudar y complementar un trabajo en equipo con el único fin en común de hacer felices a los niños. También, hubo aporte de muchos jóvenes y adultos del sector y la comunidad de Sagrado Corazón de Alto Hospicio, quienes brindaron un hermoso verano a quien más lo necesitaban.

 El Sacerdote Andrés Lee, de la comunidad Sagrado Corazón, agradeció la participación y el servicio de todos aquellos que hicieron esto posible, agregando que: “Estoy muy feliz de haber participado de esta gran experiencia. Pudimos recibir a muchos niños inmigrantes que participaron y compartieron su propia cultura con otros, donde tuvieron la oportunidad de jugar y reír con los demás.  Por lo general, juegan en la calle con mucho peligro de drogas, maldad y cosas así. Fue por ello que lo primero que les ofrecimos fue un buen ambiente para que pudiesen jugar sin preocupaciones, y donde también les enseñemos la importancia de como jugar de una manera sana. Además, con esta oportunidad, los niños pudieron conocer la iglesia y sentirse más cerca de ella”.

Días de Colonias

El Primer día, fue muy importante para todos los niños, ya que aquí comenzaban a encontrarse con cosas distintas y divertidas. Este consistió en talleres de Deporte y actividad física, dónde se realizaron campeonatos de fútbol, tanto para niños y niñas, Ping- Pong, Taca- Taca, Cama Saltarina, Basquetbol, y muchos otros juegos infantiles.  

El segundo día, se tuvo una tarde completa de piscina, dónde una vez reunidos todos en el comedor Fe y Esperanza, se dirigieron cantando y con mucha alegría desde el comedor hasta la piscina del Sector de la Pampa. Allí hubo actividades, y sorpresas para los niños.

El tercer día, con presencia del Obispo de Iquique Mons. Guillermo Vera, se comenzó con talleres de Títeres donde fueron ellos mismos lo que confeccionaron sus propios diseños para luego realizar una obra. En ella, buscaron los valores que ellos veían en la sociedad, desde una mirada del propio niño, siendo ellos mismos los protagonistas de esta historia. Luego, se realizó un intercambio cultural de bailes y comidas típicas de diferentes países hermanos, donde en este último los más pequeños pudieron disfrutar de un buffet, dónde ellos elegían que querían degustar.

Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl