Noticias

Iquique celebra 139 años con solemne eucaristía en la catedral
23 de Noviembre, 2018
La celebración eucarística encabezó el inicio de actividades del aniversario de nuestra ciudad. La solemne ceremonia fue presidida por Monseñor Guillermo Vera Soto, contando con la presencia de autoridades y representantes de las fuerzas armadas.

Iquique está de fiesta, pues se cumplieron 139 años desde que la municipalidad pasó ser administrada por autoridades chilenas desde 1879. Es por ello, que desde esta mañana las actividades comenzaron a prepararse para celebrar como iquiqueños un nuevo año.

Al mediodía, fue la catedral quien recibió a las autoridades, prensa, hijos ilustres de Iquique, y distintos agentes pastorales, que venían con la intención de comenzar este aniversario orando, por nuestra ciudad.  

Monseñor Guillermo, quien presidió la celebración eucarística, comenzó la celebración, aclarando que: “hace 139 años atrás comenzó a escribirse una historia nueva para esta ciudad. Y que mejor forma de comenzar a celebrar este aniversario, que escuchando la palabra de nuestro Señor”.

 En su mensaje como pastor de la diócesis de Iquique, agradeció a nuestros adultos mayores, que han sido ellos los que han construido esta hermosa ciudad para quienes hoy vivimos en ella, recalcando la importancia que debemos tenerles a las nuevas generaciones, para seguir construyendo este respeto hacia nuestra tierra, y, sobre todo, el valor de ser iquiqueños.

Siguiendo la misma línea, y entorno a las autoridades, recalcó la importancia de cada ciudadano y su trabajo, incluyendo a quienes nos representan, para que seamos capaces de escucharnos y realizar lo mejor para esta ciudad. “Así también, como en el evangelio que acabamos de oír, nuestras autoridades puedan tener aquellas fortalezas para tomar las mejores decisiones. Pero en esta tarea de construir la ciudad que todo queremos, nadie se puede restar. En esta tarea todos debemos sentirnos tremendamente necesarios, y cada uno debe construir, con su participación, con su trabajo, talentos, e ideas, su capacidad de escuchar y de apoyar todo lo que es bueno y apoyar todas las nobles iniciativas, aunque surjan a veces de personas que no compartan la misma idea que tengo.  Pero una idea buena, un proyecto bueno para la comunidad, siempre requiere ser apoyada. Como también, y a su vez con respeto, hacer ver en ciertos momentos aquellas cosas que no nos parecen, pero siempre manifestando que lo que queremos es la grandeza de nuestra ciudad y el bien de toda su gente, especialmente de lo más necesitados”. Comentó el obispo Guillermo Vera en su homilía.

En la presentación de ofrendas, el municipio de Iquique, llevó hacia el altar una bandera de la ciudad, representando el trabajo y el amor hacia nuestra tierra. Mientras que el alcalde de Iquique, Mauricio Soria, fue quien llevó la ofrende de vino y pan, en compañía de su esposa.

Para finalizar, y bajo el contexto del mes de María, la escuela de ballet del Teatro Municipal, realizó una presentación de despedida hacia nuestra madre, dejando a sus pies flores blancas por lo que representa el mes de noviembre para nuestra iglesia.

El alcalde Mauricio Soria, agradeció las palabras de Mons. Vera una vez terminada la celebración en la Catedral. “Me quedo con el mensaje del obispo que tienen un sentido potente. Nosotros como autoridades estamos para trabajar y mejorar la calidad de vida de la gente, y para mejorar esto, debemos trabajar en conjunto y muy unidos como el mejor proyecto. Podemos tener diferencias políticas, pero siempre hay buscar el mejor proyecto que desarrolle la familia iquiqueña y de esta región, y para eso, debemos estar a la altura, ponernos de acuerdo y seguir trabajando”. Agregó el alcalde de Iquique al finalizar la eucaristía.

Escucha aquí la homilía completa 

Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl