Noticias

Boletín Pastoral: "LA NAVIDAD"
25 de Diciembre, 2017
La Navidad, puede y debe ser contemplada y vivida desde la óptica de la fe. De lo contrario corre el peligro de convertirse con el tiempo en una fecha tristemente agobiante.

CUATRO ÁNGULOS PARA CONTEMPLAR ESTE MISTERIO

INTRODUCCIÓN: La Navidad es una Fiesta que envuelve prácticamentetodo el mes de diciembre. Es difícil entender este mes sin el añadido delas luces, árboles, regalos y el pesebre navideño, los cuales aparecen endistintos puntos de nuestras ciudades con bastante antelación. Ahorabien, si bien es cierto que la sociedad en su conjunto la celebra, nosiempre se llega a entenderla con profundidad. Y no por culpa de nadieen particular, sino porque la Navidad sobrepasa en su dimensión globaltodo lo humanamente posible, lo que nos lleva a poder afirmar sin temora equivocarnos a que ella es en esencia un misterio, y por tanto siqueremos acceder de manera íntegra y completa a este misterio, nobastará con sólo encender luces y adornar nuestras casas, no bastará que todo lo envolvamos enpapeles de múltiples colores. No, para poder comprender este misterio necesario es acceder a élpor medio del don de la fe.

En este sentido, resulta extremadamente necesarioque en cada hogar pudiera existir al menos unapersona que pudiese hacer el ejercicio de narrar atodos los integrantes de la familia su significado másprofundo (esta sería una muy buena misión). Asípodremos ubicar de manera apropiada cada gesto,cada signo y cada elemento que en ella se da. Nohacer este ejercicio puede traer consecuencias gravesque pueden tergiversar de manera brutal el sentidoúltimo de la Navidad. Lo cual se manifiesta no pocasveces, cuando escuchamos quejas que se multiplicanen la medida que se acerca el mes de diciembre.Quejas que van desde lo económico hasta loestresante que resulta llegar a fin de año.

Por lo anterior es que queremos ofrecer por medio deeste artículo algunos elementos que nos puedanayudar a ampliar la mirada. Para esto proponemostres vías de reflexión: Primero, detenernos en la liturgiaque nos ofrece la iglesia para celebrar este misterio.Segundo, ahondar en el mensaje esencial que laliturgia de la Palabra nos ofrece en cada celebración.Y en tercer lugar, invitar a poner nuestra vida pordelante de este misterio y dejar que los elementos entregados iluminennuestra existencia.

PRIMER PUNTO: LA LITURGIA QUE NOS OFRECE LA IGLESIA EN NAVIDAD

Quizás, una de la cosas menos conocidas es que la fiesta de Navidad tiene cuatro celebracioneslitúrgicas. El común de las personas sabe que existen dos misas que congregan a la feligresía: lallamada misa del gallo y la misa propiamente de navidad del día 25. Pero no nos hemos detenidoa considerar la primera eucaristía que la Iglesia nos ofrece: la misa de la Vigilia. Y además está laprimera misa de la mañana del día de navidad, la llamada misa de la Aurora.

¿Por qué tanta misa? Una respuesta posible es que el misterio que celebramos no es menor, ypor tanto hay que hacer foco y mirarlo desde distintos ángulos. Recordemos que en cada una deestas celebraciones se nos ofrecen tres palabras. En la primera lectura será siempre el profetaIsaías quien nos hable. Habrá siempre una segunda lectura, en este orden: Hechos de losApóstoles,San Pablo (2) y Hebreos. En el Evangelio nos hablará Mateo, Lucas (2) y Juan.

LAS CUATRO CELEBRACIONES EN PERSPECTIVA:

De manera integral estamos llamados a descubrir qué celebramos en cada uno de los encuentroseucarísticos que la liturgia de la Iglesia nos ofrece. Y al mismo tiempo leer esto en perspectiva deunidad. Así podremos hacer énfasis en cada celebración y ahondar en un aspecto que puede serclave para que podamos al final de la Navidad obtener una respuesta existencial, por medio de laLuz que irradia este misterio y cuyo fin es provocar y suscitar en nosotros una fe madura en lapersona de Jesucristo, que viene a nacer hoy en nuestras vidas.

SEGUNDO PUNTO: EL MENSAJE ESENCIAL DE CADA CELEBRACIÓN DE LA FIESTA DENAVIDADMISA DE LA VIGILIA: DEL TEMOR A LA CONFIANZA

Isaías nos muestra el amor y misericordia de Dios, el cual se compadece de los padecimientos desu pueblo Israel. Es una invitación a alegrarse como se alegran los novios el día de su matrimonio.Siempre surgen dudas y temores antes de la consumarse el sagrado vínculo. Pero finalmente conla celebración de la boda se renueva la confianza y se llena el corazón de Alegría.El salmo canta la misericordia del Señor.En los hechos de los apóstoles, San Pablo hace una lectura en perspectiva de la historia delpueblo de Israel. Historia compleja pero que se alza con una tremenda esperanza, ya que sitúa enel último periodo de la historia la acción de Dios en favor de su pueblo por medio de Jesús, cuyaantesala estuvo marcada y señalada por Juan el Bautista. Una vez más se replica la idea de pasardel temor a la confianza.En el Evangelio, será José el personaje sobre el cual el Señor actuará con poder, regalándole unapalabra y una señal para que pueda vencer el temor y pueda entrar con su vida en un camino deconfianza por medio de la fe. El inicio de su familia se realiza en la fe.


MISA DE LA NOCHE (Del Gallo) LA LUZ DE LA FE SUSCITA EN NOSOTROS LA OBEDIENCIA ALA VOLUNTAD DE DIOS.

Isaías nos señala los efectos de la Luz divina que viene a brillar con potencia sobre nosotros.Con el Salmo cantamos el nacimiento del Señor, luz y mesías salvador.San Pablo nos recuerda que la luz que se manifiesta es la misma Gracia de Dios.San Lucas nos muestra cómo la sagrada familia puede avanzar en medio de las dificultades. Laobediencia les ayuda a experimentar la voluntad de Dios. Confiar en el Señor es su únicaseguridad y sostén. Todo esto iluminado desde la fe.

MISA DE LA AURORA: DETENERNOS Y MEDITAR. LA OBRA DE DIOS SUSCITA LA SANTIDAD.

Isaías anuncia la irrupción de un Pueblo Santo, que es transformado por la acción de Dios,acción aceptada desde la fe.Con el Salmo cantamos el hoy de nuestra salvación.San Pablo en la segunda lectura nos invita a meditar el plan de Dios, pues de esta manera haquerido el Señor manifestar su misericordia.San Lucas nos invita en la persona de la Virgen Madre a meditar en todo lo ocurrido, guardandotodo en el corazón.

MISA DEL DÍA: CONTEMPLAMOS LA OBRA DE DIOS EN SU CONJUNTO

Isaías nos invita a descubrir que el que viene trae consigo una buena noticia, no solo para unospocos sino para todos.Con el salmo cantamos la salvación que quiere llegar a todos de manera universal.La carta a los hebreos ahonda en el misterio de la navidad y nos da pistas enormes paradescubrir la identidad del salvador que ha nacido en esta Navidad.San Juan nos revela el misterio más profundo de la identidad del que ha nacido en el humildepesebre de Belén. Jesús es el Verbo de Dios que ha puesto su tienda entre nosotros. Con él iniciatodo de manera nueva y renovada.

TERCERO: PONER NUESTRA VIDA DELANTE DEL MISTERIO DE LA NAVIDAD.

Habiendo hecho el ejercicio de meditar estos cuatro momentos que la liturgia nos ofrece,podemos hoy situarnos nosotros en esta historia de fe. Historia que inicia con la intervención deDios en la historia humana y cuyo signo se hace evidente en el relato donde aparece San José, alprincipio lleno de dudas y temores, como tú y como yo. Nuestra vida necesita del paso de Diospor nuestra propia existencia, por medio de su palabra y los acontecimientos que él mismo Diospermite en nuestra historia. Gracias a esta palabra José, a pesar de las dificultades, inicia junto aMaria una vida de familia, buscando por medio de la Luz de la fe hacer la voluntad de Dios,obedeciendo en medio de dificultades, caminando no por delante de Dios, sino, como discípulode Dios, siguiendo la senda trazada por el Señor, experimentando así en todo el auxilio de lo alto,creciendo en la actitud de apoyarse en todo en Dios y nunca confundiendo la creencia en Dioscon la perversa actitud de servirse de Él. La navidad es un camino, un itinerario de fe, para poderllegar a ser adultos en el amor, porque de eso se trata, de poder madurar finalmente en la fe y elamor para que se manifieste así el poder de Dios, su gracia santificadora, su Gloria.

La Navidad es entonces una invitación a seguir al Señor con absoluta confianza y generosidad.Lo anterior lo podemos ver en cada personaje que aparece en el pesebre navideño, este últimouno de los signos más genuinos y propios del ambiente que rodea esta festividad y cuyo armadosupone inclusive una catequesis didáctica especialmente para los niños y una forma pedagógicade transmitir la fe.

Con todo, podemos afirmar que lo anterior se concretiza en el anhelo que Dios ha tenido desdesiempre: hacer de nosotros un pueblo santo. Pueblo de Dios, rebaño que Él guía bajo la guía delBuen Pastor que viene a nacer. La navidad es en definitiva el itinerario de la fe del discípulo quees llamado por el Señor a pesar de los problemas y que como María y José maduran por mediode la obediencia en el seguimiento del Señor, pasando por encima de cualquier prueba, problemau obstáculo, que Dios, increíblemente, permite para bien de toda la humanidad.

La Navidad es la oportunidad que tenemos todos por medio de la contemplación de loacontecido en Belén de recibir por medio de la fe y la liturgia de la Iglesia aquello que nos ayuda amirar hoy con amplitud y en perspectiva la OBRA DE DIOS en nuestras propias vidas.

APÉNDICE: ¿QUÉ LUGAR OCUPAN DURANTE ESTA FIESTA LOS ADORNOS NAVIDEÑOS YLOS REGALOS?

Por sí mismos, carecen de sentido profundo. Y cuando estos signos aparecen sin una palabraque nos ayude a pasar a la fe, dejando que Dios acontezca también en nuestra vida, su presenciaprovocará a lo más un impacto, pero efímero, su impacto durará sólo un momento y, lo peor, todoseguirá igual, como que aquí no ha pasado nada.

Por el contrario cuando vivimos la Navidad desde la palabra y la fe, podemos expresar una vidaauténtica y llena de sentido y junto con ello nos podremos acoger en el amor y en la fe, entoncespodrán suceder cosas que pueden cambiar nuestra vida. Entonces seremos como aquellas lucesque de día embellecen el paisaje y de noche alumbran el camino ayudando a muchos a notropezar.

A TODOS UNA MUY FELIZ NAVIDAD EN EL ESPÍRITU DEL MESÍAS SALVADOR QUE VIENE ANACER POR MEDIO DE MARÍA EN NUESTRAS FAMILIAS Y EN NUESTROS CORAZONES.


P. Carlos Hernandez Vásquez 



Documentos:


Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl