Noticias

En el marco de la Celebración a la Virgen del Carmen
Sacramento de Iniciación Eucarística y Bendición de Trajes a nuevos Bailarines
15 de Julio, 2009
Con la belleza colorida, la alegría y los cantos tradicionales de alabanzas a Dios y a la Virgen, en la advocación de Nuestra Señora del Carmen, los Bailes Religiosos celebraron el martes recién pasado, junto al Pastor y a la comunidad fiel, la bendición de trajes de los nuevos danzantes y el inicio a la vida eucarística de 33 personas, en el templo Catedral.

De esta forma, en una masiva y emotiva eucaristía, el Obispo de Iquique junto al rector del Santuario, padre Franklin Luza, el Vicario General de la Diócesis, padre Guillermo Fajardo, el Capellán de la Pampa y padre Carlos Inarejo, entre otros, entregó la Comunión a jóvenes y adultos integrantes de los Bailes Religiosos, además de entregar a decenas de bailarines que se acercaron con profunda humildad, la bendición de los trajes que vestirán para danzarle y cantarle con fe y devoción a la Madre del Señor.

Durante su homilía, el Obispo de Iquique, dirigiéndose a la asamblea general afirmó que "cuando actuamos con la presencia de Dios en nuestras vidas, sus palabras nos empiezan a hacer arder el corazón. Entonces ya no miramos de la misma manera las cosas, ya no pensamos de la misma forma, y es que Cristo comienza a ocupar el verdadero lugar que le corresponde".

"Cuando caminamos buscando al Señor, cuando caminamos con Él, nos puede cambiar verdaderamente la vida. ¿Cuál es el cambio?, los que van tristes empiezan a experimentar el consuelo de Dios y los desesperados, la confianza en el Dios que no abandona. Aquellos que están derrotados, experimentan que en Dios hay vida en abundancia", añadió.

Por eso somos cristianos, continuó monseñor Ordenes, "porque en el camino de nuestra propia vida, hemos descubierto que el Señor está con nosotros, y tenemos esperanza a pesar de la cruz que debemos de llevar. No lo olvidemos nunca, que pese a las cruces que debamos cargar, que el Señor no permita que perdamos la confianza".

"Queridos hermanos, queridos jóvenes, queridos adultos que hacen esta iniciación a la eucaristía, sepan que acá tendrán siempre su fuerza, el aliento que necesitamos para vivir y permanecer como cristianos porque hoy día hay que ser valientes para defender la vida desde el primer momento de su concepción y en todos sus instantes hasta su muerte natural. Hay que ser valientes para estar diciéndole siempre sí a Dios en la honradez, en el trabajo, en el estudio, en lo que cada uno debe hacer".

La fuerza, añadió el Obispo de Iquique, los cristianos la obtienen del Señor, "y el Señor está en el altar. En esta mesa está el Maestro, por eso el que busca con sinceridad a Jesús será valiente con Él, pero también tendrá que estar dispuesto a cargar la cruz y a ser crucificados con Él".

Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl