Noticias

Viernes Santo se vive con profunda devociĆ³n en nuestra Diocesis
30 de Marzo, 2018

La tarde del Viernes Santo, se presenta el recuerdo doloroso de la muerte de Cristo en el Calvario. Con la Pasión de Jesús según el Evangelio de Juan, contemplamos el misterio del Crucificado, con el corazón del discípulo amado, de la Madre, y del soldado que le traspasó el costado. 

La Celebración

Hoy no se celebra la Eucaristía en todo el mundo. El altar luce sin mantel, sin cruz, sin velas ni adornos. Recordamos la muerte de Jesús. Los ministros se postran en el suelo ante el altar al comienzo de la ceremonia. Son la imagen de la humanidad hundida y oprimida, y al tiempo penitente que implora perdón por sus pecados.
Van vestidos de rojo, el color de los mártires: de Jesús, el primer testigo del amor del Padre y de todos aquellos que, como él, dieron y siguen dando su vida por proclamar la liberación que Dios nos ofrece.

Adoración de la Cruz 

Después de la lectura de las palabras (Primera lectura, Salmo Responsorial, Segunda Lectura, y el versículo antes del evangelio)  se le da inicio a una acción simbólica muy expresiva y propia de este día “La veneración de la Santa Cruz”, la cual es presentada solemnemente a la comunidad, cantando tres veces la aclamación:

Mirad el árbol de la Cruz, donde estuvo clavada la salvación del mundo. VENID AADORARLO", y todos nos arrodillamos unos momentos cada vez; y entonces vamos, en procesión, a venerar la Cruz personalmente, con una genuflexión (o inclinación profunda) y un beso (o tocándola con la mano y santiguándonos); mientras cantamos las alabanzas a ese Cristo de la Cruz:
"Pueblo mío, ¿qué te he hecho...?" "Oh Cruz fiel, árbol único en nobleza..." "Victoria, tú reinarás..."

Vía Crucis

Comunidades completas se toman las calles este día, para representar las catorce estaciones que reflejan en cada una de ellas un pasaje vivido por Jesús el día de su Crucifixión, la cual termina con Cristo en el sepulcro (La procesión del Entierro de Jesús). Algunas comunidades agregan una décima quinta estación, en donde representan la resurrección del Señor.

Familias completas caminan por la ciudad orando, reflexionando y contemplando el sacrificio y amor entregado por Jesús en este día.

Al terminar, cada comunidad en un signo de profundo respeto, apagan sus luces hasta el esperar la vigilia del día sábado.  

Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl