Noticias

Boletín Pastoral: Domingo de Ramos
08 de Abril, 2017
El Señor me ha dado lengua de discípulo para que yo sepa reconfortar al fatigado con una palabra de aliento (Is 50,4)

Inicia Semana Santa, semana culminante de la Cuaresma, gozne y bisagra que nos ayuda a transitar de manera segura a la pascua ya cercana. Iniciamos esta semana con el Domingo de Ramos. Liturgia muy vistosa que, se tiñe de verdor por las palmas y olivos que se agitan en nuestras manos para acoger al Señor que viene a nosotros, una vez más, humilde y sencillo (montado en una cría de animal de yugo nos dirá el evangelio propio). En palabras de Isaias: viene como un humilde discípulo. Esta actitud no es sólo una imagen, Jesucristo ha aparecido sin ningún ribete de vanidad, ostentación o poder. Su presencia es precisamente potente porque en la manera que tiene de presentarse, deja claramente establecido que el Reinado es de Dios. Y que él le sirve como un hijo obediente. Por tanto hay que estar atentos a descubrir en este inicio de Semana Santa, que la misión de Jesucristo se despliega en esta semana como una forma de dar gloria en todo al Padre de los Cielos. Por eso que se nos ofrece, como asamblea constituida, una vez que hemos aclamado al Señor que viene a nosotros, y estamos congregados en el templo, se nos ofrece la lectura prolongada de la pasión de Cristo, este año, según San Mateo. Lectura que no es para nada una reseña de los éxitos de Jesús, sino el testimonio y relato de su sacrificio cruento, donde con detalles increíbles se nos muestran al menos tres aspectos fundamentales para nuestra vida de fe:

PRIMERO: JESÚS ACEPTA LA HISTORIA QUE DIOS PADRE ESCRIBE POR MEDIO DE SU SACRIFICIO EN SU PASIÓN Y MUERTE. En este sentido, Jesús ante la trama de las autoridades judías y el poder romano, no se revela, no se defiende, lo fundamental para él es hacer la voluntad del Padre, incluso en los momentos más difíciles y dolorosos. SEGUNDO: ANTE LA REALIDAD DEL "ÉXITO" DEL DOMINGO DE RAMOS, JESÚS NO SE ENVANECE. Jesús sabe lo qué hay en el corazón del hombre. Por eso que desde su obediencia al Padre, tanto la traición de Judas y la del propio Pedro, seguirá adelante con lo que la historia le impone. No por masoquismo, sino celosamente por cumplir la voluntad del Padre. TERCERO: EN EL CORAZÓN DE JESUCRISTO HAY SÓLO AMOR: El cual será incluso atravesado por nuestras transgresiones. Desde la Cruz pedirá perdón a Dios por todos nuestros pecados. Esto es potente, porque Jesús se dirige al Padre de los Cielos en una actitud humilde, sabiendo que, cómo está escrito, Dios escucha a los humildes. Y las palabras que brotan de los labios del Señor no son un reclamo por la historia o por los pecados nuestros. El pide, como Moisés, en el Antiguo Testamento, que Dios tenga a bien perdonar nuestros pecados.

FINALMENTE: el perdón que Jesús pide en su crucifixión, no es sólo por los que estaban en ese minuto con él, lo pide por toda nuestra humanidad. Y es que la realidad más maravillosa que podamos imaginar se desarrolla en esta semana y la liturgia de la Iglesia nos la viene a anunciar cada día, para que cada uno de nosotros podamos experimentar estar también hoy dentro de este plan de salvación. No te quedes afuera. Considera, como lo afirma San Pablo a los cristianos de Filipos, que Jesucristo, siendo de condición divina, se hizo nada, para que nosotros pudiéramos así obtener todo el amor del Padre de los Cielos, todo el amor que desde siempre Dios nos ha querido brindar, pero por nuestra obstinación, pecado y rebeldía hoy pareciera que nuestra vida no progresa, retrocede y se paraliza. Dios viene hoy en la persona de Jesucristo a entregarte la posibilidad de nacer de nuevo. TE INVITA,OS A HECR PASCUA EN COMUNIDAD, COMO IGLESIA Y CON SENTIDO DE FAMILIA. ¡FELIZ SEMANA SANTA!



Documentos:


Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl