Noticias

Boletín Pastoral: "VENCER EL EGOÍSMO"
01 de Octubre, 2017
Las lecturas de este domingo nos vienen a descentrar de nuestros intereses (segunda lectura). Y nos ponen frente a la misericordiosa obra de Dios (Evangelio). El cual nos ofrece un camino de arrepentimiento para cambiar nuestra suerte (Primera lectura).

CAMBIAR NUESTRA SUERTE:

“Cuando el malvado se aparta del mal que ha cometido, para practicar el derecho y la justicia, élmismo preserva su vida” Este es el mensaje central de la primera lectura de la liturgia dominical.Que tiene como fin prevenir a todos de tomar decisiones erradas. Y es que para la SagradaEscritura el libre albedrío lleva consigo una consigna de responsabilidad que determina todasnuestras acciones. Por tanto cada decisión que tomemos tendrá una consecuencia moral. Lo quepuede, según la escritura, encaminar nuestraexistencia a la plenitud o a la destrucción , es decir,a la vida o a la muerte.

DESCENTRARNOS:

San Pablo en la Segundalectura nos regala la herramienta necesaria para noerrar en las decisiones que cotidianamente tomamos:tener siempre en cuenta no sólo nuestros intereses,sino considerar siempre el bien común. Literalmenteseñala: “Que cada uno busque no solamente supropio interés, sino también el de los demás”. Y pararefrendar esto pone como fundamento no unadoctrina o una ideología, sino el propio testimonio yejemplo de Cristo Jesús, el cual siendo de condicióndivina y real, fue capaz de comportarse como elmenor de los seres humanos; soportando inclusohumillaciones para que todos nosotros obtuviéramosvida en abundancia y plena dignidad.EL CAMINO PROPUESTO: EL ARREPENTIMIENTOEl Evangelio se nos presenta tremendamente iluminador, por medio de laparábola de los dos hijos. Donde, curiosamente, el tema central es laobediencia a la voluntad de Dios. Ambos hijos a su manera desobedecen.El primero negándose rotundamente, el segundo, mintiendo. Es decir, enninguno de los dos casos se nos da un ejemplo a seguir. Ninguno de losdos hijos dan la altura suficiente. Lo peor, si miramos con sinceridadnuestra propia vida, tendríamos que reconocer que nos podemos identificarcon ambos. Ahora bien, por qué Jesucristo nos regala esta parábola. Esque acaso el camino que nos propone es imposible de seguir? Jesús nospropone, dada nuestra situación de rebeldía, un camino posible. Ese camino es el camino delarrepentimiento. Lo cual queda en evidencia cuando la historia se lee en perspectiva. Finalmente, elque hizo la voluntad de Dios no fue una persona intachable, sino uno que se arrepintió. Uno queentrando en razón, después de haber pasado por un tiempo de negación, pudo, por medio delarrepentimiento, volver al camino de la vida. Jesús nos conoce, y porque nos conoce nos ama, yporque nos ama nos perdona. Es, por tanto, a través del perdón que se nos abre un camino desalvación. Esta es una Buena Noticia. Este domingo iniciamos un nuevo mes y una de las lindasmemorias que se nos ofrecen durante Octubre es la figura del gran santo: San Francisco de Asís. Yeste santo encarna de manera notable lo que el Evangelio trata. San Francisco de Asís es uno quese arrepintió y que por su respuesta generosa al Señor no sólo él sino muchos fueron obedientes ala voluntad de Dios hasta la santidad.



Documentos:


Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl