Noticias

Boletín Pastoral: Y Ustedes ¿Quién dicen que soy Yo?
28 de Agosto, 2017
¿Cómo ser cristianos hoy? Iniciemos escuchando lo que Hoy sucede, confrontándolo con las enseñanzas del Maestro. Jesucristo nos invita a sur luz en el mundo. Con la fe iluminar la compleja realidad, donde, sin duda, las tinieblas amenazan constantemente cubrirlo todo.

Este domingo, la pregunta que viene a formularnos Jesús es lo menos intelectual que pudiéramos imaginar. Por el contrario, es una pregunta vital. Que engloba, por un lado, todo nuestro quehacer cotidiano, y por otro, apunta hacia una dirección definida. Cuando el Señor sorprendió a sus discípulos con este cuestionamiento, partió desde una visión general, popular, para aterrizar de un golpe en un cuestionamiento que tocaba irremediablemente la vida de cada discípulo. Es como si Jesús quisiera que cada uno pudiese responder no sólo desde la perspectiva que involucra el pensamiento, sino todo el ser: aspiraciones, sueños y certezas. Pedro responderá, movido por el Espíritu de Dios. Lo que sin duda, lo hará ver ante Jesús como un bienaventurado, sobre el cual podrá confiarle, nada menos que las llaves del Reino de los Cielos. Porque, de esta manera, Dios le mostró que, este hombre (Pedro) aunque la mayoría de las veces se portó rudo, de voluntad rápida e impetuoso, sin embargo, su corazón cálido albergaba siempre un espacio para que Dios pudiese obrar.

Finalmente, la respuesta de Pedro será en lo futuro una respuesta vital, de la cual, toda su vida dará ejemplo de lo que significó responder como aquel día primero, hasta morir como mártir de la fe, en una existencia que giró en torno de Aquel por el cual el discípulo y apóstol lo dejó todo: esposa, familia, trabajo, estatus. Supeditándolo todo a la voluntad de Dios. NUESTRA RESPUESTA HOY: Esta Semana recién pasada, hemos sido testigos de acontecimientos muy potentes: se abre la puerta de la despenalización del aborto en tres causales; se comienza a tramitar una ley actualizada para normar la llegada de los migrantes a nuestra patria; se detiene un proyecto empresarial por mala calificación medio ambiental; se encierra a una persona de más de noventa años por crímenes contra los derechos humanos. Y a nivel mundial: la amenaza terrorista vuelve a aparecer, dejando decenas de heridos y un número no menor de fallecidos; amenaza de la cual ni el Papa en Roma se libra. En Venezuela, la democracia se desdibuja, etc. etc. etc. … Llega la hora, y estamos en ella, en que cada uno de nosotros, los que que queremos vivir bajo la enseñanza y guía de Jesucristo, en la realidad local y global que nos toca vivir, debemos responder a este escenario global de manera vital, que involucre todo nuestro ser, todas nuestras creencias y aspiraciones, y responder, no de una sola vez sino, con toda nuestra vida y existencia al desafío que supone ser hoy en día cristianos del siglo XXI. En medio de todas estas situaciones conflictivas, en medio de los avances científicos y tecnológicos. Y hacerlo de tal manera de comprometer la fe en cada causa vivida y defendida en consecuencia con la fe que profesamos. Podemos afirmar que la fe de San Pedro, comprometió toda su vida y marcó el camino de la fe para toda la Iglesia. Y así, como él supo responder de acuerdo a los condiciones históricas del tiempo que le tocó vivir, ahora nos corresponde a nosotros hacer lo mismo. La tentación es conformarnos con un simple credo litúrgico y ritualista que no toque la vida, la existencia. El desafío permanente es que a pesar nuestro y del entorno, podamos ser consecuentes y constantes con nuestro seguimiento de Jesús. Así, verdaderamente, seremos sus testigos en medio de este complejo escenario. Soslayar esta exigencia propia del evangelio del Señor Jesús, es no entender nada de lo que los apóstoles, y particularmente, Pedro, hizo, es decir: creer y actuar en consecuencia con esta fe profesada. Ahora nos toca a nosotros dar el paso.



Documentos:


Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl