Tiempo Cuaresmal exige Conversión, Solidaridad y Oración

Martes 16 de Febrero, 2010

 
Con Miércoles de Ceniza, que este año se celebra mañana 17 de febrero, la Iglesia Católica dará inicio al tiempo Cuaresmal, correspondiente a los 40 días que anteceden a la celebración de la Semana Santa que es la memoria de la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Según explicó el sacerdote Franklin Luza, este tiempo resume y exige tres actitudes de los cristianos: conversión, solidaridad y oración. "Estas tres características corresponden a lo que antiguamente se llamaban: ayuno, oración y limosna. No se trata de tener un tiempo de una austeridad rigurosa como se pensaba antiguamente en el tiempo del ayuno sino que un espíritu, una preparación, una disponibilidad para caminar juntos hacia la Pascua. Me parece que la mejor manera de definir la cuaresma es diciendo que es el camino hacia la Pascua de preparación para vivir los misterios centrales de nuestra fe que son la pasión, la muerte y resurrección del Señor".

La solidaridad cuaresmal, en Chile se inició en el año 1981 y la Iglesia la vivencia a través de la campaña Cuaresma de Fraternidad, una instancia que ha sido un proceso creciente en toda la Iglesia chilena y particularmente en la diócesis de Iquique.

"Durante muchos años vivimos con los aportes de la Cuaresma alemana, ya que los católicos alemanes se desprendían de unos dineros para ir en ayuda de los países subdesarrollados. El año 81, la Conferencia Episcopal de Chile comprendió que llegó el tiempo para que nosotros maduramente asumiéramos esta responsabilidad, y desde entones hemos ido creciendo en compromiso y en integración de toda la gente. En nuestra diócesis ha sido notable, hemos progresado mucho en la conciencia de la comunidad", expresó el notario canciller del Obispado.

Solidaridad
La cuaresma de la fraternidad consiste en dedicar en estos cuarenta días una parte de nuestros ingresos para compartirlos para una finalidad concreta. La Cuaresma de la Fraternidad 2009, permitió a la Iglesia de Iquique, apoyar 18 proyectos que benefician directamente a los niños y niñas más necesitados y en situación de vulnerabilidad en algunos sectores que la componen: Iquique, Alto Hospicio, La Pampa y las Caletas del sector sur de la ciudad.

El método de la campaña es distribuir cajitas familiares para la recaudación en estos 40 días, "pero no es una cajita para echar los vueltos sino que es una oportunidad extraordinariamente buena para educar a los niños y a los jóvenes en la actitud solidaria", dijo.

"Se trata de que es una campaña de educación que además nos permite hacer una recaudación importante para acudir en ayuda de personas concretas, pero es una campaña principalmente evangelizadora, de educación; se trata de que en estos 40 días de preparación a la Pascua las familias puedan aprender a compartir esas cosas que le son importantes en favor de los más pobres; se trata de que los niños aprendan a cambiar algunas de las regalías que tienen en este verano especialmente a desprenderse para ayudar al prójimo. Es una motivación de educación en la solidaridad, en la responsabilidad de unos con otros, en la capacidad para que cada uno se haga cargo de las necesidades de los demás y particularmente de los más pobres, de manera que la idea es que se pueda durante 40 días motivar a las familias para compartir solidariamente lo que han recibido de Dios".

Sin duda que mucho se ha trabajado para disminuir las necesidades de los más débiles, pero también es cierto que aún queda mucho por hacer. Este año 2010, todo lo que se recaude ira en beneficio de los jóvenes, apoyémoslos, ellos son los que hoy piden tu ayuda.