Servidores de la Palabra del sector de la Pampa se reunieron en La Tirana

Lunes 04 de Enero, 2010

 
Como cada año, y con motivo de recibir formación y disfrutar de un espacio de fraternidad y comunión, los Servidores de la Palabra del sector rural de la Pampa, pertenecientes a la Diócesis de Iquique, se congregaron en el auditorio del Santuario Nuestra Señora del Carmen de La Tirana, el pasado sábado 2 de enero.

Alrededor de 35 entes pastorales; mujeres, hombres y jóvenes; de las parroquias San José de Pozo Almonte; San Andrés de Pica, del Santuario dedicado a la Virgen del Carmen de La Tirana, y las iglesias San Antonio de Matilla y la Huayca, se congregaron en torno al tema de la Espiritualidad, que monseñor Marco Antonio Ordenes, entregó durante la jornada a los asistentes.

Así mismo, los denominados Servidores de la Palabra del sector de la Pampa, a cargo de la hermana Angélica Ponce de la Congregación de Santa Marta, disfrutaron de un momento fraterno y de compartir, en la entrega de los regalos en el llamado "amigo secreto" y en torno a la mesa del Señor, en un ambiente alegre, de amistad, cercanía y confianza.

Presentación del Obispo
Los presentes atentos escucharon las palabras del Pastor: "la espiritualidad es la fuerza, lo que tiene que estar en cada uno de los agentes pastorales. Hoy nuestra Iglesia está enferma de la espiritualidad, y urgentemente debe tomar medidas, frente a un malestar nosotros tomamos medicinas, entonces frente a esta enfermedad de la espiritualidad, el remedio es la oración".

"La espiritualidad es la vida en el espíritu; toca lo más profundo de nuestro ser: el alma de la Iglesia, del cristiano, del consagrado, del laico. Por eso es que el hablar con Dios cara a cara, el encuentro personal con Cristo, es fundamental", enfatizó el Obispo.

También afirmó que el quehacer de los cristianos hoy día es, conciente o inconcientemente, algo mecánico "siempre estamos haciendo todo y de todo, por el Señor, pero no tiene que ser así. Todos estamos llamados a vivir, a trabajar, a hablar, a servir por el Señor ciertamente, pero sobre todo Con el Señor".

"Hablamos mucho de Dios, pero no hablamos mucho Con Dios. Vivimos en el Hacer y nos olvidamos de Ser. Realizamos tantas cosas por Él, pero si no las hacemos con Él, entonces es incompleto. La Espiritualidad es vivir con Cristo, para luego hablar con Cristo. Tal como dijo Santa teresa de Ávila: Juntos andemos Señor todos los caminos, cualesquiere que fueren".

En este encuentro personal con Dios, dijo el Obispo de Iquique, necesariamente "lleva al diálogo entre lo divino y lo humano, entre lo eterno y lo finito, entre opuestos vinculados. Para este encuentro, por supuesto que existe una atracción: el amor, y es el ello que está sostenida la espiritualidad. El diálogo entre dos personas es clave porque implica la acogida del uno y del otro, de Dios y del ser humano, siempre con verdad y con el corazón abierto para escuchar".

 



   Galerías: