Diócesis de Iquique se llenó de gozo con el Nacimiento de Jesús

Sábado 26 de Diciembre, 2009

 
Los sencillos pastorcitos de hoy contemplaron el Nacimiento del Niño Dios en las distintas celebraciones que se realizaron en los templos, la cárcel, el hospital, Hogar de Ancianos, en la calle, en las caletas y en campamentos de la región.

Misa de Navidad
Con profundo recogimiento y gozo en el corazón, el mundo católico esperó y conmemoró el nacimiento del Hijo de Dios en la tradicional eucaristía de Navidad en los templo de los distintos sectores de nuestra diócesis.
Iquique, Alto Hospicio, la Pampa, la Cordillera y el Altiplano, festejaron y acogieron a Jesús como es tradicional, para la gran mayoría, en torno a la mesa del Señor y de los hogares.
En este ambiente festivo monseñor Marco Antonio Ordenes instó a vivir el amor al prójimo al modo de Jesús: con fidelidad, con respeto, con verdad y con misericordia y por tanto, siempre se buscan el bienestar de todas las personas.
En este contexto el Pastor de Iquique, también llamó a los fieles a votar en las próximas elecciones presidenciales con mucha conciencia y responsabilidad porque es un modo también, de buscar el bien común, en que se busque la unión del país en el amor a la patria.
Al finalizar la eucaristía, en los distintos sectores de la Diócesis, los fieles uno a uno hicieron el signo de adoración al Niño Dios, Salvador del mundo.

Internos de Pozo Almonte Celebraron al Niño Dios
“Los pastorcitos eran personas muy sencillas, y entonces el Señor les anunció la llegada del Salvador del mundo, y fueron los primeros en llegar hasta el pesebre a contemplarlo. De esta forma también lo anuncia hoy, y aquí, en este recinto penitenciario de Pozo Almonte, con el corazón abierto ustedes son pastorcitos que quieren recibir en su ser a nuestro Redentor: el Señor Jesús”. Así lo señaló el Obispo de Iquique durante su homilía en la misa Solemne de Navidad  que celebró, junto a unos 200 reclusos en Pozo Almonte.
En la oportunidad también, monseñor Ordenes también dijo invitó a los presentes a vivir siempre con la esperanza de lograr la libertad, llevando consigo todo el amor del Señor, y así poder llegar a sus hogares con fuerza renovada para poder reintegrarse en la familia y en la sociedad, con las enseñanza del Salvador del mundo.
Para la ocasión, el Obispo de Iquique llevó la réplica de la imagen al Niño Dios, fue enviada desde Jerusalén en el año 2005. Así, la presencia del Señor estuvo presente y en brazos de la Virgen María, representada por una de las agentes pastorales que cada semana acompaña a las Misioneras Eucarísticas de María Inmaculada a evangelizar a quienes están privados de Libertad. También San José estuvo caracterizado por uno de los reclusos que participa activamente de las misas y la catequesis semanal.
Al finalizar, en un ambiente emotivo de oración y encuentro personal con el Señor Jesús, la asamblea besó la imagen del Niños Dios como signo de adoración al Salvador del mundo.
 
Pasaron Nochebuena en la calle

En torno a una gran mesa de fraternidad y alabanza por el Nacimiento del Señor de la Vida, los fieles beneficiarios de las diversas pastorales diocesanas, celebraron la Navidad en la Calle, con el gozo de la presencia de Jesucristo y la esperanza en sus vidas y en medio de sus problemáticas.
En esta actividad, organizada por la Pastoral Social, logró congregar a niños, niñas, jóvenes, adultos y adultos mayores, donde se recalcó la importancia del compartir lo poco que podamos tener, especialmente en este tiempo en que se alegra el alma y el ser con la llegada del Hijo de Dios.
Esta celebración, que hasta el año pasado se realizaba durante la noche del 24 de diciembre, se llevó a cabo el viernes 25 a las 17.00 horas gracias a la colaboración de personas generosas que apoyan esta iniciativa con alimentos, tiempo y golosinas.

Otras celebraciones
Señor ¿cuál es el pesebre que me has preparado para este año? ¿Dónde debo estar?, ¿dónde me armaste el Pesebre este año? ¿en cuál pesebre quieres espere tu venida?, fue la interrogante que el Obispo de Iquique incentivó a los fieles a preguntarle a Padre para vivir de mejor manera el nacimiento del Niño Dios.
En este contexto, monseñor Marco Antonio Ordenes esperó la venida de Jesús en el campamento belén de Alto Hospicio, también celebró la Misa de Navidad en la Catedral junto a los fieles e inmediatamente después, recibió al Salvador del mundo en el Hospital de Iquique, visitando a los enfermos y llevando la voz de esperanza y fe a quienes vivieron la Navidad lejos de sus hogares, en la cama de un establecimiento hospitalario.
Durante la mañana del 25 de diciembre, el Pastor visitó a los ancianos del Hogar San Vicente de Paúl y la cárcel, junto a los más necesitados.

 



   Galerías: