Diócesis de Iquique Cumple 80 Años desde su Creación

Miércoles 16 de Diciembre, 2009

 
El octogésimo aniversario desde su creación celebra, el próximo 20 de diciembre, la Diócesis de Iquique.

El término de la Guerra del Pacífico no solo significó la posesión de territorio de las provincias de Arica y Tarapacá para Chile, y la segregación definitiva de nuestra Iglesia con respecto al Obispado de Arequipa, sino que también abrió paso a la necesidad imperiosa, y el deseo de muchas personas religiosas y laicas, de erigir la Diócesis de Iquique.

Primer Proyecto de Ley
El 15 de octubre de 1895, los senadores: Carlos Walker Martínez y Ramón Ricardo, pusieron al debate del Senado chileno, el primer documento, con un único artículo: "autorizase al Presidente de la República para que dirija a la Sede apostólica las preces necesarias para erigir la Diócesis de Iquique, que comprenderá las provincias de Tarapacá y de Antofagasta, y para que invierta en dicha erección hasta la suma de veinte mil pesos".

Primer Obispo de Iquique toma posesión en 1930
La Constitución Apostólica "Ad gregem Dominicum" fue aprobada el 20 de diciembre de 1929, sin embargo recién, seis meses después, llegó a nuestra ciudad para que, el 8 de junio de 1930, el Vicario Apostólico de entonces, monseñor Carlos Labbé, tomara oficialmente posesión, como primer Obispo, del reciente nombrado Obispado de Iquique.
La ceremonia en dicha ocasión fue descrita por Monseñor Labbé, como Obispo de la nueva diócesis, en los siguientes términos: "Esta tarde a las 5, ante Monseñor José María Caro Rodríguez, Obispo de La Serena, con las solemnidades del derecho, observando las prescripciones de las Bulas pontificias, he tomado posesión de la Diócesis de Iquique, asistiendo el clero, las autoridades y numeroso pueblo en la Iglesia Catedral".
De esta forma, nuestra diócesis comienza a desarrollarse y crecer en toda la comunidad de la provincia de Tarapacá, incluidos los pueblos del interior.

En diciembre de 1929 fue erigida la Diócesis de Iquique
Sólo 34 años después de este Proyecto de Ley enviado al Senado de Chile, el Papa Pío XI aprobó la creación de la Diócesis de Iquique el 20 de diciembre del año 1929 con la Bula "Ad gregem Dominicum", donde se dispusieron los derechos y normas correspondientes, además del nombramiento del primer Obispo: monseñor Carlos Labbé Márquez.
"La nueva Diócesis se denominará "de Iquique" y sus límites serán los siguientes: al Norte, la República del Perú; al Oriente, la República de Bolivia; al Poniente, el Océano Pacífico, y al Sur, los límites del suprimido Vicariato Apostólico de Tarapacá.- Así, pues, la ciudad de Iquique será la Sede del nuevo Obispado, y su iglesia principal, dedicada a la Inmaculada Concepción, es elevada al rango de Catedral, con los derechos, honores, prerrogativas y privilegios de que gozan las demás Iglesias Catedrales".

Los pastores diocesanos
Monseñor Carlos Labbé, último Vicario Apostólico (1926-1929), fue el primer Obispo diocesano (1929-1941). Le sucedieron: monseñor Pedro Aguilera Narbona (1942-1966), monseñor José del Carmen Valle (1967-1984), monseñor Francisco Javier Prado (1984-1988), monseñor Enrique Troncoso (1989-2000) y monseñor Juan Barros Madrid (2000-2004). Hoy, el trabajo evangelizador en Iquique está encabezado por monseñor Marco Antonio Ordenes, quien fue nombrado Obispo de Iquique el 23 de octubre del año 2006.

Historia del Vicariato Apostólico de Tarapacá
La diócesis de Iquique, en tiempos del coloniaje tarapaqueño (1540 y 1606), fue denominada Doctrina de Tarapacá y dependía directamente del Obispado del Cuzco, en Perú. A fines del siglo XVIII fue construida la primera vice parroquia de Iquique, a cien metros de la actual Plaza Arturo Prat, ubicada en el barrio de El Morro por calle Pedro Lagos, sin embargo fue demolida en 1859
a causa de su deterioro.
El pastor de entonces, monseñor Bartolomé Herrera, bajo el Decreto del 23 de junio de 1862, erigió y bendijo la primera Parroquia de Iquique, independizándola de Tarapacá. La construcción, en estructura de fierro, traída desde Europa, fue instalada en medio de la Plaza Prat, en el mismo lugar que hoy ocupa la torre de reloj. No obstante, en 1872, es destruida por un voraz incendio.
El Gobierno de Perú, ordena la construcción de una Iglesia Matriz Parroquial de Iquique, ubicada donde hoy funciona la Catedral, con puertas hacia calle Esmeralda. En 1880, después de la Guerra del Pacífico, el Gobierno de Chile toma posesión de la Provincia de Tarapacá, la cual comprendía las parroquias de Iquique, Pisagua, La Noria, Tarapacá, Pica, Camiña y la vice parroquia de Huantajaya. Esta toma de posesión significó además la segregación definitiva de nuestra Iglesia con respecto al Obispado de Arequipa, y monseñor Camilo Ortúzar se transforma en el primer Vicario del nuevo Vicariato Apostólico de Tarapacá.
En 1883 nuevamente el templo es destruido en un siniestro de proporciones. Este suceso motivó a que el 12 de marzo de ese mismo año, la Comisión Municipal de Iquique sesionara de manera extraordinaria para dar solución inmediata a dicho acontecimiento. En esta reunión, presidida por el Jefe político de Tarapacá, Francisco Valdés Vergara, se aprobó que: la manzana comprendida "entre las calles de Tacna (Obispo Labbé), Santa Rosa (Esmeralda), Junín (Ramírez) y Bolívar, se convertirán en plaza pública, reservándose del centro, el espacio necesario para reconstruir la Iglesia y Casa Parroquial, que ocuparan anteriormente una esquina de la misma manzana".
A Monseñor Ortúzar se le encomendó dicha tarea, para la cual fueron importados 3.000 pies de pino bruto y 242.000 de pino machihumbrado, y el 8 de septiembre de 1883, en una ceremonia oficiada por el Gobernador Eclesiástico de Valparaíso, Monseñor Mariano Casanova, se bendijo y colocó la primera piedra de la nueva y definitiva edificación, la cual fue terminada en 1885 y consagrada a la Purísima Concepción de la Santísima Virgen María.
Con el objetivo de delimitar la extensión y demarcación de cada uno de los templos existentes, Monseñor Camilo Ortúzar, erigió canónicamente, en el sector costero y salitrero, las parroquias de Pisagua, La Noria, Lagunas, Mamiña y Negreiros. En 1896, el Vicariato de Tarapacá contaba con 10 parroquias y 358 Capillas.
En 1909 el presbítero Martín Rücker fue el primero en solicitar erigir un Obispado en este territorio. Sin embargo, y sólo 20 años después, el 20 de diciembre de 1929, fue aprobada la creación del Obispado de Iquique por la Constitución Apostólica "Ad gregen Dominicum" del Papa Pío XI, abarcando la Provincia de Tarapacá y Arica, y siendo su primer Obispo Monseñor Carlos Labbé Márquez. En 1959, se crea la Prelatura de Arica, lo que deja definitivamente a nuestra Diócesis circunscrita al territorio de la Provincia de Iquique.