Columna del Pastor


Patriotismo

Al llegar las Fiesta Patrias creo oportuno pensar un momento en nuestro actuar como ciudadanos, en lo que significa haber nacido en un país y la responsabilidad que se desprende de este hecho.

Patriotismo llamamos al valor que procura cultivar el respeto y amor que debemos a la patria, mediante nuestro trabajo honesto y la contribución personal al bienestar común.

Tal vez para muchos, el ser patriota consiste en el orgullo de haber nacido en un país rico en recursos o de gran tradición cultural; para otros significa portar los colores nacionales en un evento deportivo o en el viaje al extranjero; algunos más sólo sienten pertenecer a su país en la fecha de una celebración nacional y sólo como pretexto para organizar una fiesta con sus amigos... Cabe cuestionarnos si el verdadero patriotismo se vive o es un sentimiento ocasional y por tanto pasajero.

La conciencia nacional parece despertarse con fuerza cuando aparecen los desastres, las guerras, y otros sucesos extraordinarios, pero todo pasa y volvemos al ritmo de vida habitual.

Debemos tener cuidado de no caer en el nacionalismo que propone un sentimiento de exclusividad y superioridad. Cuando los valores cívicos están bien cimentados, nace la preocupación por ayudar a los demás, no sólo a nivel comunitario, sino como una extensión que traspasa las fronteras para ayudar o las abre para acoger.
El patriotismo se manifiesta por los valores que transmitimos como ciudadanos conscientes: trabajo, conducta, modales, respeto a las normas y costumbres, participación en la lucha contra todo tipo de corrupción, trampa, abuso y flojera. El verdadero patriota puede quejarse de su nación observando su errores y deficiencias, pero al mismo tiempo busca y propone los medios a su alcance para poder solucionarlos.

Realizar el trabajo o estudio con dedicación y esmero, preocuparse por el cuidado del medio ambiente; pagar los impuestos, acudir a las urnas cuando sean elecciones para cargos públicos, participar en actividades de servicio comunitario. Procurar conocer la historia, pues nos descubre el esfuerzo por construir una nación, el verdadero sentido de las tradiciones y los hechos que han conformado la situación actual. De esta forma estamos en condiciones de descubrir la raíz de los males, comprenderlos y tomar decisiones para corregirlos y prevenir en la medida posible su repetición.

Al realizar algunas de estas cosas estamos ayudando a construir la Patria siendo patriotas de verdad.

Este miércoles 18, a las 10 de la mañana, nos reuniremos en nuestra Catedral para celebrar el Te Deum, “La oración de los creyentes por Chile y su gente”. Participemos sabiendo que en el vivir la fe, estamos también contribuyendo a la grandeza de la Patria.

 Dios bendiga a Chile, y a cada uno de ustedes. Felices fiestas patrias.




Bolivar 588 - Iquique - comunicaciones.iquique@iglesia.cl