Inicio de la Cuaresma en Iquique: Un tiempo especial de sobriedad, solidaridad y oración

Jueves 06 de Marzo, 2014

 
En una de las tantas celebraciones de Miércoles de Ceniza en templos y capillas de la Diócesis de Iquique, el padre Ricardo Labbé en la Parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, fue enfático en afirmar que en tiempo de Cuaresma "la caridad no es dar lo que sobra, sino entregar el corazón al Señor".

En templos y capillas de la Diócesis de Iquique se celebró este 5 de marzo, Miércoles de Ceniza, momento que marca el inicio de la Cuaresma de Fraternidad.Un tiempo ideal para la reconversión de todos los católicos y para solidarizar con las necesidades de nuestros hermanos.

Feligreses de la Región de Tarapacá llegaron en gran cantidad a la Catedral "Inmaculada Concepción", Iglesia del Santísimo Sacramento, parroquias Santa Teresita del Niño Jesús y Espíritu Santo.

De esta forma, igual se dio inicio a la Cuaresma de Fraternidad, en que se entregaron cajitas para recolectar recursos que permitirán financiar proyectos que beneficiarán a niños entre 0 y 14 años en la región.

CELEBRACION

El padre Franklin Luza Zañartu, explicó que "el Miércoles de Ceniza es una celebración litúrgica muy importante porque marca el comienzo de la Cuaresma que está definida como el camino hacia la Pascua. Es decir, son 40 días antes de la Semana Santa, que está cargado de simbolismos".

Enfatizó que es un "tiempo especial para la Pascua. Tiene señales muy claras, que dan cuenta de un proceso interno. Los sigmos externos son el uso del color morado en la eucaristía. Por otra parte, se omite el canto del gloria en misa y tampoco el aleluya. Estas dos expresiones musicales se guardan hasta la noche de la Resurrección".

Es un tiempo se sobriedad, especial por su solidaridad y de oración para los católicos. Durante las misas, en la frente de cada fiel se impuso una marca de cruz con cenizas.

CARIDAD

En la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, el padre Ricardo Labbé, destacó en su homilía que en el tiempo de Cuaresma "la caridad no es dar lo que nos sobra, sino entregar el corazón al Señor".

El sacerdote ejemplificó que una persona que fuma tres cigarrillos al mes, durante la Cuaresma de Fraternidad puede dejar de hacerlo durante 40 días y así aportar más de 15 mil pesos a la campaña 2014 a través de las cajitas que fueron repartidas al final de la eucaristía.