¡Alégrate María!: Comunidad católica de la diócesis de Iquique celebró solemnidad de la Inmaculada Concepción en las afueras de la Iglesia Catedral

Lunes 09 de Diciembre, 2019

 
La Santa misa estuvo presidida por Mons. Guillermo Vera, que junto con esta eucaristía culminó la celebración de este mes dedicado a nuestra Madre María.

A eso de las 17:30 horas, la calle Obispo Labbé, entre Simón Bolívar y Esmeralda, se encontraba totalmente llena, para así poder vivir este cierre del Mes de María, y celebrar la solemnidad de la Inmaculada Concepción.

Adultos mayores, familias, jóvenes y religiosas, junto con globos blancos, comenzaron la jornada previa a la eucaristía, cantando y realizando alabanzas para luego dar inicio al Santo Rosario, y preparar los corazones de los cientos de fieles congregados en las afuera de la Iglesia Catedral.

A las seis de la tarde, y aún con un radiante sol, Mons. Guillermo, en compañía de los sacerdotes de la diócesis, entraban al altar luego de una pequeña procesión en medio de la multitud que saludaba la imagen de la Virgen. Donde también, se pudo divisar la Cruz Misionera que fueron traídas por las diferentes comunidades de nuestra ciudad.

Al iniciar la celebración, y al momento del acto penitencial, se dio la instancia de bendecir a la asamblea para comenzar de una manera renovada este periodo de adviento que vivimos como iglesia, generando un ambiente de silencio y reflexión, pidiendo siempre la intercesión de la Virgen María.

Homilía

Posterior a las lecturas y al evangelio, el obispo Iquique, comenzó realizando una reflexión, donde dijo: “¿A quién no le gusta ser Dios? Miremos cada una de nuestras vidas y preguntémonos, ¿Cuántas veces nos gusta ser Dios? Donde nos atrae esa acción de que los demás hagan lo yo digo, mi voluntad”. Al continuar, ejemplificó con la historia de Adán y Eva, donde al caer en esa tentación sintieron miedo y rabia, y no encontraron otra solución más que esconderse. Sin embargo, Dios no los dejó de visitar y al bajar al Edén fue él quien los buscó, preguntando dónde estaban.   

Dentro de la misma línea agregó que esa es una pregunta que hoy nos hace Dios a nosotros, ¿Dónde estamos?, y que nos la realiza de forma personal, y como nación. “Dios siempre nos va a buscar, pero también debemos reconocer que muchas veces nos escodemos de Dios, y le tenemos miedo, o simplemente no queremos encontrarnos con Él”. Agregó Mons. Vera dentro su mensaje.

Avanzada la homilía, nos dio como ejemplo a esa mujer que nunca se escondió, y que, al contrario, fue obediente estando siempre frente al Señor. Con toda una vida delante de Dios, no escondiendo nunca ni de Él, ni de ningún hermano. Y que al igual que esta gran y hermosa mujer, podamos salir y decirle a Dios, aquí estoy Señor, no quiero esconderme de ti, hágase en mí, tú voluntad.   

Ofrenda y comunión

Bajo las tradiciones de nuestro norte, esta solemne celebración estuvo acompañada por un baile religiosos de los Indios, los cuales escoltaban el Leccionario al momento del evangelio. Y danzaban al momento de la presentación de las ofrendas.

El pan y el vino fueron llevados hacía el altar por un matrimonio el cual también llevaban la Cruz Peregrina en representación de todas las comunidades de la diócesis de Iquique.

Luego de la consagración, y la oración del Padre Nuestro, Monseñor Vera, pidió a todos los sacerdotes presentes en el lugar que fuesen y compartieran la paz del Señor con toda la asamblea, gesto, que fue aplaudido y agradecido por los fieles.

Durante la mañana, en la misma Catedral se habían realizado primeras comuniones, donde quienes las habían recibido por primera vez, fueron, y bajo esta solemne celebración, recibieron a Cristo nuevamente, ahora junto a todos los creyentes.

Entrega y bendición de escapularios

Las diferentes comunidades confeccionaron un escapulario donde previó a concluir la Santa Misa fueron bendecidos por el obispo, para ser llevadas a cada parroquia y capilla junto a cada imagen de la Virgen María.

También, laicos presentes en el lugar, entregaron esta simbólica pieza tan característica de la Virgen del Carmen, a los presentes que se encontraban en esta celebración la solemnidad de la Inmaculada Concepción, finalizando así, el mes de María 2019.  

Escucha la Homilía AQUÍ